domingo, 14 de agosto de 2016

The nice guys


Hoy toca hablar de una película titulada The nice guys. La veo y os cuento. Los Angeles, 1977 –yo ya tenía diez añitos, piltrafillas–, créditos iniciales a los sones de Papa was a rollin’ stone de The temptations. La cosa pinta bien. Un Trans Am hace su entrada a lo bestia en escena y vemos unas bonitas tetas... algo castigadas, eso sí. En fin, amiguitos, entre eso, la aparición primero de un Russell Crowe entrado en carnes –o mejor dicho, en grasas– interpretando al matón Jackson Healy, de un resacoso Ryan Gosling como el detective alcohólico Holland March después y de esa estética setentera que impregna la cinta –ese papel pintado o esa publicidad televisiva tan cutre a los ojos de hoy en día–, creo que me lo voy a pasar muy bien viéndola. Total, que los dos hombres entran en contacto de una manera un poco traumática porque el primero está buscando al tipo que acosa a su cliente, Amelia Kuttner, y el segundo está buscando a Amelia, la supuesta sobrina de su cliente, una anciana que afirma que esa chica es Misty Mountains, la joven actriz porno que falleció en un accidente de coche. ¿Liado, no?, pues aún se enreda más el tema cuando dos gángsters aparecen en el apartamento de Healy buscando también a Amelia. Todo ello obligará a los protagonistas a formar equipo para arrojar luz a lo que está ocurriendo, zambullirse en el mundo de los rodajes porno, buscar a la desaparecida Amelia y dar sin pretenderlo con una conspiración del gobierno y la industria del automóvil. 


Amiguitos, The nice guys está dirigida y coescrita por Shane Black –el de Iron Man 3 vista también aquí– y, qué queréis que os diga, a mi me ha encantado. Casi dos horas de comedia de cine negro, con mucho humor y violencia para disfrutar del aire acondicionado y una copa de ron añejo en una calurosa tarde veraniega. La historia es alocada e inverosímil –como toda la película– pero muy entretenida, las interpretaciones de Gosling y Crowe son más que aceptables –también me ha gustado mucho Angourie Rice como Holly, la hija de March, muy natural– y aparece Kim Basinger. Además, la película está llena de referencias visuales a la época –que fue la de la infancia de algunos de nosotros–, como la serie de televisión The Waltons, Linda Carter como Wonder Woman, el estreno de Airport ’77 o el anunció de Jaws 2. Y también tiene a Earth, Wind and Fire y KISS en la banda sonora. Podríamos estar incluso ante una nueva franquicia. En definitiva, c’mon, piltrafillas, let’s enjoy it!