jueves, 15 de abril de 2021

Alexey Trifonov


Voy a subir la temperatura de este jueves con el ruso Alexey Trifonov, un fotógrafo con más de veinte años de carrera que se dedica mayormente a los retratos sensuales aunque también se mueve en el mundo de la publicidad.

Lil’ Princess


Hoy hace veintidós años que una enfermera depositó en mis brazos su cuerpecito –no el suyo, el de mi hijita– para que pudiese enseñarla a los familiares que esperaban en el exterior de la zona de partos. Desde entonces mi corazón no ha hecho otra cosa que albergar amor y orgullo hacia ella, la que ilumina mi vida y la de su madre. Suena cursi –en realidad lo es– pero refleja lo que siento por mi pequeña princesa de metro setenta y ocho. T’estimo, filleta.

miércoles, 14 de abril de 2021

Nick Prideaux


Hoy le toca al australiano Nick Prideaux, un fotógrafo fantástico establecido en París que también ha trabajado bastante por Asia. Sus fotografías se han expuesto desde Canadá y los Estados Unidos a Tailandia o Japón y han aparecido en numerosas publicaciones como GOOP, Frankie Magazine, Konbini, Ignant o BOOOOOOOM!

martes, 13 de abril de 2021

Joyce Lee


Escribo estas líneas unos días antes de la fecha en la que las publicaré, por lo que desconozco si este martes y 13
día de mala suerte para la mayoría de países de cultura hispanaha sido aciago o de lo más anodino. Por si sirve de algo, voy a intentar conjurar la buena suerte con una selección de los estimulantes cuadros de la surcoreana Joyce Lee. Utilizando habitualmente acuarelas y lápices de colores, esta especialista en literatura inglesa que durante años trabajó para diversas aerolíneas antes de volcarse en su pasión explora con humor la sexualidad humana. Ha colaborado para publicaciones y marcas como Numéro, Playboy, FIAT o LG.

lunes, 12 de abril de 2021

Clay Fields aka Kevin Griffin


Nos visita hoy el norteamericano Clay Fields, un fotógrafo dedicado al retrato y la publicidad que reparte su tiempo entre Chicago y Los Angeles. Publica sus trabajos en Nakid, Rekt, C-Heads, Cake Mag, Nasty, Fuzz o Apple Pie.

domingo, 11 de abril de 2021

Michael Donovan Re-visited


Es hora de que nos visite de nuevo el neoyorquino Michael Donovan, un fotógrafo que ya se pasó por aquí un no tan lejano 30.10.18 prepandémico. Con él despido la semana.

Das Frauenhaus aka Blue Rita (1977)


Hacía tiempo que no encontraba alguna cinta de Jesús Franco para disfrutar y comentar antes de reseñarla en la entrada a su nombre que tengo aquí. Y resulta que he conseguido dos de golpe, la primera esta Das Frauenhaus y la segunda... otra de la que os hablaré en unas semanas. Producida por Erwin C. Dietrich, la de hoy –también conocida como Blue Rita– está escrita y dirigida por el prolífico realizador madrileño y tiene una bonita fotografía muy giallesca de Rudolf Küttel y música de jazz –Jesús Franco era un enamorado del género– a cargo del suizo Walter Baumgartner. Protagonizada por Martine Fléty, Sarah Strasberg, Dagmar Bürger, Pamela Stanford y Erik Falk, lo que el argumento nos cuenta es la doble ocupación de Blue Rita, como propietaria de un club de striptease de París y como jefa de un grupo de agentes femeninos –chicas a sus órdenes que juran convertirse en sus escalavas y hacer todo lo que ella les mande– que atraen a poderosos hombres con el objeto de sacarles información y dinero. Es el caso de un periodista de televisión al que acusan de ser un espía de Alemania con una pequeña fortuna en el banco y al que excitan sexualmente hasta que no puede aguantar más y confiesa que le pagan desde una supuesta agencia de publicidad italiana y recibe órdenes de un argentino. 
 

Luego consiguen atraer a Janosch Lassard, un campeón de boxeo del este de Europa que al parecer quiere solicitar asilo político. Lo que no saben Blue Rita y sus agentes es que sus pasos están siendo observados. Y poco más hay que contar de esta Das Frauenhaus estéticamente muy atractiva que supone –como es de esperar en una producción de Dietrich– un desfile casi continuo de cuerpos femeninos por la pantalla salpicado con algunas escenas softcore, aunque rodado con mucho gusto y con unas interpretaciones aceptables que, por lo menos, no hacen sentir vergüenza ajena en el marco de una historia enmarcada en el mundo del espionaje, aunque en lugar de agentes del MI6 o del KGB nos encontremos ante unas torturadoras sexuales sin escrúpulos bajo el mando de Blue Rita, una misándrica que se encuentra bajo tratamiento desde que unos agentes enemigos la torturasen penetrándola con una barra de hierro al rojo. Recomendada, por supuesto.