lunes, 26 de septiembre de 2016

Alvin Kean Wong


La última semana del mes la comienzo con Alvin Kean Wong, un fotógrafo de Singapur que estudió ingeniería mecánica antes de decidirse a dar un vuelco a su carrera y centrarse en la fotografía, su verdadera pasión desde que con tan solo 8 años cayese en sus manos una cámara. Para ello se estableció en Nueva York, a donde ha regresado tras un corto periodo trabajando en su país natal para publicaciones como Elle, Glamour, L’Officiel o Harper’s Bazaar. En la actualidad posee un estudio en Brooklyn.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Nagi Sakai


Despido el fin de semana con Nagi Sakai, un fotógrafo de Brooklyn que trabaja para Vogue, Harper’s Bazaar o Dazed and Confused, entre otras publicaciones.

Hitman: Agent 47


Amiguitos, cuando vi que en este reboot de Hitman Xavier Gens, 2007– estaba protagonizado por Rupert Friend, el carismático Peter Quinn de Homeland, pensé que el tipo haría bien su papel de asesino porque lleva años metido en ese personaje. Así que, con eso y en base a que nunca vi la mencionada adaptación original del videojuego de IO Interactive, este fin de semana he visto Hitman: Agent 47 del polaco Aleksander Bach. Coprotagonizada por Hannah Ware –de quien os adjunto una fotografía al final de esta entrada para que podáis admirar sus preciosos ojos– y con la aparición de Ciáran Hinds, el argumento nos cuenta la existencia del extinto proyecto Agente –modificación genética de seres humanos para potenciar rasgos acordes con la lucha, con el objetivo de crear asesinos perfectos carentes de sentimientos– y las peripecias de la joven Katia en la búsqueda de su padre, el doctor Litvenko, creador del proyecto. A su lado estará en todo momento el Agente 47, cuya misión es evitar que la chica caiga en manos de una poderosa organización que desea reactivar el proyecto en su beneficio. 


Y la verdad piltrafillas es que Hitman: Agent 47 no es mala, pero es bastante simple. Claro que, ¿qué significa eso para los que recordamos con simpatía nostálgica las infames cintas ochenteras de serie B de Michael Dudikoff, Chuck Norris, Andrew Stevens o Charles Bronson. Y es que, evidentemente, la película tiene pocos puntos a favor para que la recordemos apenas cinco minutos después de haberla visto, pero durante una hora y media cumple su cometido y nos distrae con sus disparos, coreografías imposibles, explosiones y persecuciones. Así pues, si dudábais entre verla o no, la elección es clara: bol de palomitas, cerveza fría y a disfrutarla. No le pidáis más.


Pontiac Farago CF 428


Y de regreso al mundo de las bellezas de cuatro ruedas –casi cinco meses sin hablaros de algún vehículo interesante ¿os lo podéis creer?–, hoy os traigo al Pontiac Farago CF 428, un automóvil único en el mundo. Basado en el Grand Prix del 69 –la última imagen que os acompaño os muestra ese modelo–, el coche fue un encargo especial de John DeLorean a Paul Farago cuando el primero era el jefe de Pontiac, años antes de crear el mítico DMC-12


Pero ¿quién era ese tal Farago? Pues resulta que Paul era un mecánico inmigrante calabrés que antes de luchar en la Segunda Guerra Mundial había montado en Detroit un taller de reparación de coches especializado en marcas extranjeras al que dedicaba el tiempo que no estaba corriendo en carreras locales. Tras pasar por el ejército, amplió el negocio y adquirió cierto renombre como importador de MG y Hillman a la vez que colaboraba como ingeniero y diseñador para Dual-Ghia, una marca de vida efímera que con carocerías de los turineses Ghia y bastidores Dodge se dedicaba a fabricar concept cars para Chrysler


Allí fue donde Farago conoció a Sergio Coggiola, que pretendía dejar Ghia para crear su propia firma –Carrozziere Coggiola–, quienes llegaron a colaborar estrechamente con Volvo y Saab años más tarde. Fue entonces cuando DeLorean le encargó a Farago un diseño de concept car para Pontiac, a lo que Paul accedió asociándose a su amigo Sergio. De hecho, las siglas CF corresponden a Coggiola-Farago
Y así es como nació este impresionante coche del que en la actualidad se conserva aún el único modelo que se construyó, propiedad de un sobrino de Farago.

Jody Pachniuk


Hoy os doy los buenos días con el australiano Jody Pachniuk, un fotógrafo de Sidney dedicado a la publicidad y los reportajes de moda y belleza que trabaja para clientes como Vogue, Harper’s Bazaar, Russh o Cream.