martes, 19 de junio de 2018

Emma Tempest


Es un buen momento para presentaros a la británica Emma Tempest, una fotógrafa de Cornualles que desde muy joven se vio rodeada de cámaras y rollos de película. Enamorada del mar, en la actualidad reparte su tiempo entre Londres, París y Nueva York, trabajando para clientes como L’Oreal, Jil Sander o Vogue.

lunes, 18 de junio de 2018

James Houston Re-visited


Inicio una nueva semana, esta vez con el australiano James Houston, fotógrafo que ya nos visitó un más que lejano 22.02.09 y del que hoy os ofrezco una nueva selección de sus interesantes instantáneas.

domingo, 17 de junio de 2018

Ronald Dick


Por último, este domingo os traigo al fotógrafo alemán Ronald Dick, un profesional de Stuttgart que pasó gran parte de su juventud escuchando heavy metal y tocando la batería. En la actualidad reparte su tiempo entre Berlín y Londres, trabajando para clientes de la talla de Nike, Wrangler, Vogue, W, Numéro, Dazed & Confused, Biba o Samsung, entre mucho otros.

Lady Bird (2017)


Este fin de semana también he visto Lady Bird escrita y dirigida por Greta Gerwig, una realizadora californiana que nos regaló el año pasado esta historia con innegable carga autobiográfica. Protagonizada principalmente por Saoirse Ronan y Laurie Metcalfe –ambas recibieron diversas nominaciones en los Oscar y los BAFTA además de la película, el guión o la propia Gerwig, ganando al final dos Golden Globe–, la historia nos cuenta el día a día de una adolescente en su último año de instituto angustiada por un entorno que la oprime. Así, Catherine desea abandonar el suburbio de Sacramento en el que reside –en el lado equivocado de las vías, en sus palabras– y marcharse a una universdad del este, un lugar que cree mucho más intelectual y evolucionado. En ese sentido, Gerwig nos hace sentir compañeros de viaje de la insegura Lady Bird en el paso a la edad adulta y a lo largo de la cinta asistiremos a la manera en la que afronta sus relaciones con la familia, las amigas y los chicos. 


Lady Bird es una de esas películas que a primera vista parecen no encajar entre mi gustos pero que de tanto en tanto me gusta disfrutar como pequeñas píldoras poéticas entre tanta acción, sangre, erotismo o serie B casposa. Al igual que Patti Cake$ –otra joya en la que destaca Danielle Macdonald, que por cierto aparece también en esta–, nos relata momentos intensos en la vida de un personaje femenino cargado de sueños que debe tomar decisiones importantes que afectarán el resto de su vida. Será porque tengo una hija de diecinueve años o porque me hago mayor, lo cierto es que –si cuentan con estupendas interpretaciones como la de la mencionada Macdonald o la de la fantástica Saoirse Ronan– este tipo de historias me resultan muy interesantes. En fin, recomendada para padres con hijas adolescentes y espectadores con capacidad de emocionarse con los sentimientos. El resto, poneos el mundial de fútbol.

Lulu (2005)


Mi primera reseña de hoy va para una cinta neerlandesa titulada Lulu. Lo cierto es que quizás tenía que haber reparado en una cosa que a priori no significa nada –Lulu también fue el título de una infumable colaboración musical entre Lou Reed y Metallica– pero que ha resultado ser premonitoria a la hora de afrontar la visión de la película. Dirigida y escrita al alimón por Victor Nieuwenhuijs y Maartje Seyferth, en Lulu se nos muestra como un tipo llamado Leon invita a amigos y amigas e incluso a su hijo y hermano a una cena en su mansión. Mientras los invitados van llegado, Leon tarda en aparecer. Luego les ofrece una cena con música, pero no tarda en llevarse las bandejas de marisco antes de que cualquiera coma. Leon desaparece y los invitados –qué remedio– beben copa tras copa mientras vemos como él se droga en su despacho. Leon no tiene ilusión alguna en estar junto a sus familiares y amigos. Entonces ¿a qué viene todo eso?. 


Nieuwenhuijs y Seyferth nos van dando pistas mediante flashbacks en los que se nos presenta a la tal Lulu del título y se nos muestra la enfermiza relación que mantiene con Leon y con el resto de los invitados. Así, poco a poco, nos vamos enterando de una historia de obsesión y celos. Protagonizada por Titus Muizelaar, Vlatka Simac –Leon y Lulu–, Maiko Kemper o Georgina Verbaan entre otros, Lulu tiene una interesante banda sonora y una fotografía cuidada, pero es rara de cojones y un poco lenta en bastantes momentos. Además, excepto algunas escenas, la práctica totalidad de la acción ocurre en un par de estancias por lo que se trata de una de esas películas con apariencia de ser una obra de teatro pasada del escenario a la gran pantalla. Y en esos casos, o el argumento y la interpretación te atrapa –que no ha sido el caso– o el resultado parece pobre. Por si fuera poco, el final está cantado desde el principio así que tampoco hay lugar para la sorpresa. En resumen, una pequeña decepción.