viernes, 12 de agosto de 2016

München und Salzburg (Part IX)


Amiguitos, tal como os anuncié ayer, aquí tenéis la segunda tanda de la serie dedicada a mi visita al BMW Museum. Y como si lo dejo aquí, la entrada quedará un poco breve, os contaré a modo de anécdota que en lugar de bajarme en la parada Olympiazentrum de la línea U8 lo hice en Olympia-Einkauszentrum de la U1 –no me digáis que no se parecen los nombres– con lo que tuvimos que dar un paseo de más de dos kilómetros y medio por una zona verde rodeada de árboles después de salvar a través de un puente la carretera 304. Fue interesante y todo. 
Por cierto, el Olympia-Einkauszentrum es el centro comercial en el exterior del cual un tarado asesinó a nueve personas unos días antes de mi visita a la ciudad. La verdad es que resultaba un poco extraño verse en ese escenario. Era como si gracias a la realidad aumentada, me hubiese metido en las imágenes de Periscope que el día de la matanza corrían por las televisiones de medio mundo. Cuando pasaba por delante del improvisado memorial con flores y velas que había en la acera, frente a la entrada del centro comercial, un joven exaltado comenzó a increpar a otros transeúntes. No tardó en llegar una patrulla y en cinco minutos el lugar se llenó de unidades especiales de la policía mientras nosotros poníamos rumbo al museo. 
En fin, ya os he dicho, una anécdota para darle un poco de contenido de texto a esta nueva entrada dedicada al BMW Museum.