domingo, 17 de julio de 2016

Jane got a gun


Amiguitos, mi primera reseña de hoy es para Jane got a gun, un western dirigido por Gavin O’Connor e interpretado por Natalie Portman, Joel Edgerton y Ewan McGregor, este último en un importante pero pequeño papel. El argumento cuenta la historia de la joven Jane, madre de una hija y casada con un antiguo pistolero llamado Bill Hammond. Un día, el hombre llega a casa con ocho balas en el cuerpo a resultas de una pelea en la que ha matado a varios hombres a sueldo de John Bishop, un tipo extremadamente violento para el que Hammond había trabajado en el pasado. Malherido, Bill logra sobrevivir gracias a los cuidados de su esposa. Sin embargo, con el convencimiento de que Bishop no olvidará la afrenta y enviará al resto de sus hombres a acabar con la vida de su marido, Jane decide poner a salvo a su hija y buscar la ayuda de Dan Frost, un antiguo conocido, para defender su hogar. 


Dan, extrañamente resentido, se niega a ayudarla en un principio aunque finalmente acepta el encargo. Pronto, entre flashbacks que nos mostrarán el pasado de Jane como joven viuda madre de una hija pequeña que siete años atrás se unió a la caravana de John Bishop para viajar desde Missouri hasta la costa del Pacífico, nos quedará claro que la mujer tiene muy poco de débil ama de casa y posee fuerza, determinación y destreza con las armas. En fin, piltrafillas, unos buenos mimbres para trenzar una historia a priori interesante que sin embargo resulta carente de ritmo y nos hace caer en el aburrimiento en varios momentos del metraje. La bonita aunque poco original fotografía de ocres y sepias ayuda a ubicarnos en tiempo y lugar, pero no logra alejar la impresión de que a esta Jane got a gun le ha faltado algo para fascinarnos. Para pasar el rato y olvidar, aunque con calidad.