domingo, 4 de octubre de 2015

New world


Y ahora os recomiendo la visión de New world, cinta surcoreana escrita y dirigida por Park Hoon-jeong que retrata las guerras internas en una organización criminal en la que un agente infiltrado debe luchar contínuamente por mantener oculta su verdadera identidad a la vez que intenta que sus personalidad íntima no desaparezca en el mundo de mentiras en el que se mueve. A lo largo de más de dos horas que no se me han hecho largas en absoluto, el argumento nos explica como, tras la muerte del Seok Dong-chool –presidente de las empresas Gold Moon, en realidad una agrupacion de clanes criminales y por ende jefe del sindicato delictivo más poderoso del país–, se desencadena una despiadada guerra por su sucesión alentada por las autoridades policiales, que ponen en marcha la Operacion Nuevo Mundo. Su herramienta, un infiltrado a las órdenes del implacable jefe de seccion Kang, el agente Lee Ja-sung, un hombre cansado de la mentira que ha vivido durante diez años en los que se ha convertido en hombre de confianza de Jeong Cheong y que esperaba ser relevado tras la muerte del presidente Seok. Sin embargo, sus jefes tienen otro objetivo. Lee Ja-sung tendrá que participar en el plan que enfrente a Jeong y a Lee Jung-gu. El primero es director ejecutivo de Gold Moon, enlace con las tríadas de Shanghai y heredero natural de Seok Dong-chool aunque oficialmente es tercero en la línea sucesoria. Frente a él, el violento Lee Jung-gu, cuarto en la línea sicesoria pero con el resaldo del clan más poderoso de la organización. Ahora todos –criminales y policía– tendrán que hacer sus movimientos, lo que dará lugar a resultados inesperados y a la aparición de secretos que se habían mantenido ocultos hasta el momento. 


Piltrafillas, sabéis que me encanta la cultura japonesa y sus manifestaciones artísticas, lo que evidentemente incluye su cine, hay sobradas muestras en este blog. Sin embargo, no es menos cierto que en cuestión de cinematografía –también hay numerosos ejemplos en mis reseñas–, tengo debilidad por el cine surcoreano de calidad. Y New world es una muestra más de ello. Con una bonita fotografía y una música preciosa e intimista, la película es cruda y violenta en algunas escenas pero se centra más en los conflictos interiores –tanto del agente infiltrado como de su superior directo– que en la acción gratuita. Junto a todo ello, unas notables interpretaciones de Lee Jung-jae y Choi Min-sik sobre todo hacen a esta cinta de lo más recomendable. Palabra del King.