sábado, 31 de octubre de 2015

Halloween


La verdad es que me repatea las entrañas esta celebración de los cojones exportada de otras culturas. La paradoja es que buena parte de aquellos que defienden lancear reses o despeñar cabras desde los campanarios en aras de la tradición milenaria participan alegremente de la feria de calabazas y horror globalizado que es jalogüin sin que les supuren las llagas. Por mi parte prefiero comer castañas, boniatos y panellets aunque en ocasiones, me haya visto obligado por imperativo familiar a sumarme a esta celebración extranjera. Eso sí, me sirve de una manera fantástica para colaros en el blog algunas imágenes de lo más sugerente.