domingo, 2 de noviembre de 2014

Perico Salinas Re-visited



Así es, hoy regresa a esta casa Perico Salinas, el cordobés expatriado de ácida verborrea, ese tuitero de pocas palabras pero siempre avizor cuyo alter ego responde al nombre de Don Críspulo

Ya hace más de un año que inició sus colaboraciones –en realidad sólo han sido dos- con este blog y este domingo va a ver como algunas de sus nuevas fotografías ven la luz en esta ventana al mundo comprometida con el ARTE en mayúsculas. 


Regularmente, Perico sigue haciéndome llegar sus instantáneas –que toma con un vulgar smartphone de los baratitos en lugar de con una buena cámara digital, él es así- pero lo cierto es que la calidad de las mismas dista mucho de tener el nivel de las del resto de autores que publican en este humilde escaparate. Lo que ocurre, piltrafillas, es que –poseedor como soy de un corazón que no me cabe en el pecho- me da lástima decirle la verdad y sigo recopilando las imágenes que envía según le viene en gana, domingo sí y domingo también. 


Hoy, me veo en la obligación de liberar espacio en mi disco duro por lo que he decidido reservar un espacio para una nueva entrada dedicada a este interesante personaje que persiste en su manía de no contar datos personales. Eso sí, si alguna vez os perdéis por Petrolina, algo así como el lugar donde Cristo perdió sus Havaianas, saludadle alegremente. No tiene talento artístico, pero es un tipo de lo más simpático y cultivado. 

Ved aquí sus anteriores entradas.

3 comentarios:

ÁNGEL dijo...

Pues me han encantado, oiga, las fotos de Crispulín, al que saludo desde mi cubil. Sin duda, a mi entender, tiene bueno ojo para esto de encuadrar (primero) y darle al botoncito (después). Que así siga, y que nos siga mostrando parte al menos de este arte que, junto al de la palabra (en sus fenomenales críticas de discos, auténticas fechorías dialécticas), profesa con una inquietud y maña absolutas. De un amigo que le espera. Frailas.

Don Críspulo dijo...

Cabrón!!!! Jajaja!!!

King Piltrafilla dijo...

Jajajajaja... siempre desde el cariño.