domingo, 30 de noviembre de 2014

Faust: Love of the damned


Piltrafillas, con la llegada del siglo XXI, el realizador Brian Yuzna decidió asociarse con el productor Julio Fernández y crear Fantastic Factory, una productora de cine fantástico y de terror rodado en inglés para el mercado internacional desde Catalunya. Así fue como la aventura de este filipino que creció entre Nicaragua, Puerto Rico y Panamá hasta que se estableció definitivamente en los Estados Unidos -al que conocemos principalmente por ser el productor de la mítica Re-animator- y un gallego afincado en Barcelona que fundó el imperio Filmax, dio como fruto nueve títulos que casi siempre se rodaron en la ciudad condal y sus alrededores y contaron con gran cantidad de actores españoles. Además, hasta su disolución en 2007, supuso una buena plataforma para directores jóvenes como Jaume Balagueró (Darkness) o Paco Plaza (Romasanta), que más tarde serían los artífices de la saga [REC]. A su vez, Yuzna también dirigió algunos títulos como Rottweiler, Beyond Re-animator y esta que hoy os presento y supuso la primera piedra del proyecto, Faust: Love of the damned
Con guión de David Quinn basado en su propio cómic, el argumento nos cuenta como el pintor John Jaspers (sin duda, un guiño a la figura de Jasper Johns, pintor pop art norteamericano) cae en las garras de M y su sensual compañera Claire cuando está a punto de suicidarse después de ver como su esposa era torturada y asesinada. A cambio de su alma, estos le prometen que le otorgarán el poder para que pueda ejecutar su venganza. John no tardará en descubrir que su pacto le va a obligar a convertirse en un asesino a las órdenes de M, quien planea traer a la Tierra a Homunculus, un monstruo que mora en el mismísimo infierno. Pero John, que se volverá contra los que le han convertido en un ser despiadado y sin alma que se aferra a su humanidad, no estará sólo en su cruzada contra el mal y tendrá la ayuda de la doctora Jade de Camp –que arrastra un terrible trauma infantil- y del teniente de la policía Dan Margolies. 


De fotografía notable a cargo de Jacques Haitkin –el de Pesadilla en Elm Street o Shocker, entre muchas otras- y unos estupendos efectos especiales que se llevaron un premio en el Festival de Sitges, Faust: Love of the damned cuenta con el mítico Jeffrey Combs –el Herbert West de Re-animator- en el papel de teniente Margolies, con el carismático Andrew Divoff como M, con la catalana Mónica Van Campen como Claire –si amigos, la modelo de Jacq’s, los que tengáis una edad recordaréis de qué os hablo- y con una jovencísima Michelle Jenner en un cortísimo y casi inapreciable papel, cuando era casi una cría mucho antes de hacerse famosa con las televisivas Los hombres de Paco o Isabel
Por cierto, a aquellos que os guste el cine fantástico y los cómics no se os escapará la gran similitud entre Faust y Spawn, el debut cinematográfico de Mark Dippé de 1997 protagonizado por el personaje ideado por Todd McFarlane. Pues bien, no os engañéis. La cinta de Yuzna es posterior, sí... pero está basada en los cómics creados por David Quinn –aquí guionista- y Tim Vigil a finales de los 80, de los que –sin duda- McFarlane fue un gran seguidor. 

Y como bonus para metalheads, en la película podemos encontrar una banda sonora en la que aparecen Sepultura, Fear factory o Machine head entre otros grupos. Vamos, que no puedo hacer otra cosa que recomendárosla.


No hay comentarios: