viernes, 29 de abril de 2016

Toxik – Think this (Roadrunner-1989)


Amigos, en este 2016 en el que parece que, tras casi treinta años sin hacerlo, los neoyorquinos Toxik van a editar un nuevo álbum, os tengo que hablar de su segundo y último disco hasta la fecha. Y lo voy a hacer, aunque su primer vinilo me guste más (incluso en la portada), por dos razones. La primera es que nunca conseguí hacerme con él, por lo que el único vinilo que poseo de la banda es este. Y la segunda es que Marco Castle ya nos habló de World circus en este blog


Así que, también para Roadrunner records pero con Charles Sabin a las voces sustituyendo a Mike Sanders y con la adición de John Donnelly como segundo guitarra y teclista, los habituales Tad Leger a la batería, Josh Christian a las guitarras y Brian Bonini al bajo y teclados grabaron en los Morrisound studios con Tom Morris a la producción este Think this para el que el gran Ed Repka volvió a dibujar la portada. 

El track list fue:

A 
Think this 
Greed 
Spontaneous 
There stood the fence 
Black and white 

B 
WIr NJn8/In God 
Machine dream 
Shotgun logic 
Time after time 
Think that 


Think this comienza con un teclado y una acústica, muy, muy calmada... hasta que un alarido nos hace entrar en algo que podríamos llamar thrash súper técnico, una canción en la que destacan el trabajo de Christian a las guitarras y la voz chillona de Sabin. Greed es el siguiente tema, otro ejemplo de cambios de ritmo, guitarras rápidas y los berridos del vocalista. Sí, amigos, porque –voy a dejarlo claro desde el principio– si algo me sobra de esta banda es Charles Sabin. En ocasiones me recuerda mucho a Jim Gillette, lo que no es nada bueno, creedme. Con Spontaneous llega una cabalgada espídica en la que Tad Leger se despeina a gusto dándole a las baquetas sin descanso. Todo lo contrario que There stood the fence, una especie de balada con bonitos coros y un trabajo vocal que incluso se hace tolerable. Black and white me recuerda a Annihilator al principio y es otro speed metal con cambios de ritmo que al final llega a un momento en que el sonido de la guitarra me carga. Es un final de la primera cara que no me deja buen sabor de boca, qué queréis que os diga. 


El inicio de la cara B es estupendo, con una instrumental titulada Wir NJn8 que si leemos al reves y especularmente desvela una Burn Jim dedicada al telepredicador Jimmy Swaggart, un tipejo envuelto en un sucio caso de venganza entre evangelistas mediáticos. Tras hacerse públicas unas fotos en las que aparecía junto a una prostituta, apareció lloriqueando en antena y pidiendo perdón a Dios. De hecho, además de la guitarra de Christian y un sintetizador interpretando a Bach, en el tema puede oírse parte de ese discurso. La otra parte de la canción, In God, es otra muestra de speed técnico en la que la aguda voz de Sabin vuelve a sacarme de mis casillas. Machine dream es quizás la que tiene un sonido más cercano al thrash ochentero y mi favorita del álbum. Shotgun logic es otra cabalgada espídica con diversos cambios de ritmo que se echa a perder –en mi opinión– por culpa de Sabin. Eso sí, tiene un buen trabajo de guitarra, con interludio acústico incluido. La última canción –porque el tema final Think that no es más que la misma melodía con la que comienza el álbum mezclada con el sonido de diversos canales de televisión cambiando aleatoriamente– es Time after time, que es otro trabajo fantástico de Christian, que me recuerda a ratos a los Cacophony de Friedman y Becker, aunque con una producción un poco enmarañada y totalmente arruinada –siento hacerme pesado– por Charles Sabin





A modo ilustrativo os acompaño unos cuantos temas para que, los que no conozcáis a Toxik os podáis hacer una idea de cómo sonaban a finales de los 80. Los que ya hayáis escuchado World circus, hacedme caso y quedaos con esa impresión. Al menos en mi humilde y seguramente poco autorizada opinión, aquel disco fue mejor que este. 

¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

Entrada publicada simultáneamente en ffvinilo.blogspot.com