martes, 18 de agosto de 2015

Vacances à Paris (huitième partie)


El cuarto día lo iniciamos –algo que se repetiría en otras ocasiones a lo largo de la semana– en una boulangerie de la Rue de la Huchette en la que, además de una tartaleta de albaricoque, probé una canelé –pequeño pastelito típico de Burdeos, perfumado con ron y vainilla que también venden en París– que, pese a su reducido tamaño, me costó un euro. La verdad es que me gustaron muchísimo más los éclair de chocolate y café que también degusté con posterioridad en ese mismo lugar. Después del desayuno nos trasladamos al Parc de la Villette, sede de la Cité des sciences et de l'industrie y la impactante sala de proyecciones esférica de La Géode, desde donde bordeamos caminando el canal y la Bassin en dirección a la Place de Stalingrad, donde cogimos el metro que nos llevó al cementerio de Père Lachaise
Por supuesto, una vez allí no me pude negar a realizar la peregrinación que todo amante de la música de nuestro tiempo tiene que hacer si decide visitar el cementerio. Y es que, sea uno o no fan de The Doors, hay que ir a fotografiar la tumba de Jim.

No hay comentarios: