domingo, 2 de marzo de 2014

12 años de esclavitud


Y después de varias sesiones de cine familiar en las que al único al que le gustaron las películas programadas fue al menda, este fin de semana se imponía dejar escoger a mi esposa. Así que mi segunda reseña del día va para la norteamericana 12 años de esclavitud, dirigida por Steve McQueen y protagonizada por Chiwitel Ejiofor y Michael Fassbender. En papeles pequeños también encontraréis a Paul Giamatti y a Brad Pitt –uno de los productores de la cinta-, que se reservó un personaje decisivo aunque de breve aparición. El argumento se basa en la autobiografía de Solomon Northup, un culto intérprete de violín de raza negra que vivía libremente con su familia en Nueva York hasta que fue secuestrado y vendido como esclavo en el sur de los Estados Unidos. La película nos cuenta su calvario desde ese momento hasta su liberación, doce años más tarde. 


La verdad es que 12 años de esclavitud no es mucho más que una historia de esclavos en las plantaciones de algodón y caña del sur del país a finales del siglo XIX sin tomar partido ante el problema, mostrándolo como algo natural en la sociedad del momento, humanizando incluso a algunos de los dueños de las plantaciones o mostrando a esclavos felices con su condición. En ese aspecto, arriesga poco. Tampoco me ha gustado que se otorgue tanto protagonismo a la condición del tal Solomon como hombre libre y con educación. Creo que merece la misma o menos compasión que el resto de seres humanos –sin su formación- que eran tratados como mercancia con la misma o peor consideración que un animal. En resumen, 12 años de esclavitud es –pese a sus defectos- una historia que no por conocida deja de ser interesante, con una bonita fotografía y una acertada y emocionante música de Hans Zimmer, que se sustenta en los trabajos de Ejiofor –muy creíble- y de Fassbender, uno más de los amos para los que trabaja Solomon a lo largo de los años, pero el que por su crueldad se nos hace más odioso.

No hay comentarios: