viernes, 28 de octubre de 2016

Judas Priest – Screaming for vengeance (Columbia 1982)


Amigos, en los gloriosos ochenta se editaron inolvidables elepés –que palabra tan en desuso hoy en día y cuan desconocida para las actuales generaciones– que en mi memoria se agolpan por parejas. Ignoro la razón pero cuando pienso en los mejores álbumes de muchos grupos, se me ocurren por parejas: Holy diver y The last in line, WASP y The last command, Out of the cellar e Invasion of your privacy, Balls to the wall y Metal heart, Under lock and key y Back for the attack... y tantísimos otros. También es el caso de Judas Priest, el grupo que hoy protagoniza esta entrada, autor de obras imprescindibles pero de quienes –si tuviese que salvar un vinilo– me llevaría dos trabajos que para mi forman parte de un todo. Me estoy refiriendo a Defenders of the faith y este Screaming for vengeance. El mismo productor, el mismo ilustrador de la portada, los mismos estudios... y un estilo matador inconfundible que los llevó a lo más alto convierte –en mi opinión– a estos dos discos en el legado supremo de Judas Priest, sin desmerecer el resto de su vasta discografía. Unas melodías fantásticas, unos riffs asesinos, unos solos alucinantes, el Metal God en plenitud de facultades, Ian Hill siempre perfecto y un Holland estupendo a la batería que años después caería en desgracia –no digo yo que sin razón– pero al que no podemos negar que fue parte imprescindible del ascenso al estrellato de esta banda. 

Así pues, con portada de Doug Johnson y grabado al igual que el que sería su sucesor en los Ibiza sound studios por Tom Allom y la formación que muchos consideramos la clásica de los Priest con Rob Halford, Ken Downing, Glenn Tipton, Ian Hill y Dave Holland, este Screaming for vengeance tenía el siguiente track list

A 
The hellion 
Electric eye 
Riding on the wind 
Bloodstone 
(Take these) Chains 
Pain and pleasure 

B 
Screaming for vengeance 
You’ve got another thing comin’ 
Fever 
Devil’s child 


Y lo cierto es que es muy difícil analizar tema a tema un álbum sin mácula, sin una canción mala, genial en toda su extensión y que es de esperar que todos los que amáis el género hayáis escuchado millones de veces y tengáis en vuestra colección... pese a que en los más de cuatro años de existencia de este blog nunca hayamos hablado de él. Así que esta vez no lo voy a hacer y voy a limitarme a recomendaros la escucha completa de esta joya, desde el inicio imperecedero de The hellion y ese Electric eye que mantiene el país limpio, pasando por Riding in the wind, (Take these) Chainstake 'em off of my heart–, el tema título o esa Fever que me conduce más de treinta años atrás en el tiempo, con los auriculares bien calados en la oscuridad de mi habitación abandonado al placer que me producía esa guitarra desnuda balanceándose de izquierda a derecha. 

En fin amigos, dejemos la nostalgia de lado y pongamos una sonrisa de oreja a oreja con Screaming for vengeance


¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

Entrada publicada simultáneamente en ffvinilo.blogspot.com