domingo, 5 de junio de 2016

Criminal


Mi segunda reseña de hoy va para Criminal, un entretenido thriller dirigido por el israelita Ariel Vromen y protagonizado por Kevin Costner, Gary Oldman, Tommy Lee Jones, Gal Gadot, Michael Pitt y el catalán Jordi Mollà, con la colaboración de Ryan Reynolds. Los protagonistas iniciales son Jan Stroop, un hacker apodado El Holandés que se ha hecho con los códigos de defensa de los Estados Unidos, el terrorista anarquista español Xavier Heimdahl, que pretende matarlo para robarle las claves y amenazar la paz mundial y Bill Pope, el agente de la CIA que –en contra de la idea inicial de sus jefes, que quieren eliminar al ladrón– apuesta por contactar con Stroop y darle el dinero que pide para ayudarle a desaparecer, para así conseguir que evite ser asesinado por Heimdahl y que, agradecido por ello, les devuelva los códigos de seguridad. Pero todo se tuerce. El terrorista descubre a Pope y lo mata. En conecuencia, la CIA pierde a un agente, un maletín de dinero y la pista de El Holandés, que asustado decide pedir ayuda a los rusos. Es entonces cuando la Agencia contacta con un científico que trabaja en el traspaso de patrones cerebrales de un individuo a otro, con la pretensión de que los datos que anidan en la mente de Pope pasen a alguien vivo que les pueda contar todo lo que sabe. 


El escogido como receptor es Jericho Stewart, un peligroso convicto sociópata, sin empatía por el prójimo ni noción de lo que suponen conceptos como el bien y el mal. El experimento no será, al menos de inmediato, lo exitoso que la CIA esperaba. Sin embargo, supone un cambio traumático en la vida de Jericho, que verá como su personalidad comienza a sufrir cambios vertiginosos mientras recuerdos que no identifica le asaltan como si de cortocircuitos cerebrales se tratase y sentimientos que no conocía empiezan a aflorar. Eso, y la imagen de un maletín de dinero, claro. En fin, amiguitos, que sin ser una gran película, Criminal me ha gustado mucho y me ha parecido muy entetenida. Extrañamente, quien menos me ha gustado ha sido Oldman, mientras que Costner y Pitt me han parecido de lo mejor de la cinta. Así pues, pese al tono general que –en mi opinión, por supuesto– no acaba de ser todo lo redondo que podría haber sido partiendo de una historia interesante y un reparto de calidad, os recomiendo su visión.