domingo, 18 de septiembre de 2016

Countess Dracula’s orgy of blood


La película de este fin de semana es una mezcla de terror y softporn rodada hace poco más de una década por Donald F. Glut, un tipo con una dilatada carrera como guionista de series de dibujos animados para televisión, desde Dinobots a X-Men pasando por Spiderman, Transformers , Scooby-Doo o RoboCop entre muchas más, que tiene una obsesión por el cine clásico de terror y el erotismo. Esa es la razón por la que a principios de siglo estrenó The erotic rites of Countess Dracula y en 2004 esta Countess Dracula’s orgy of blood. Protagonizada por la actriz porno Glori-Anne Gilbert y con la colaboración de nuestro Paul Naschy –el añorado Jacinto Molina–, la historia que nos cuenta Glut –que también es el autor del guión– es la de los vampiros Lord Ruthven y su hermana Diana. Una noche de finales del siglo XIX en el sur de California somos testigos de como ella se le aparece a una tal Roxanne para chuparle la sangre –bueno, antes le chupa otras partes del cuerpo en la primera escena lésbica de la película– y llevarla a su cripta. Su hermano Dumas pide ayuda al Padre Jacinto, quien –con la ayuda de un botellín de agua bendita, una Biblia y un crucifijo– accede a acompañarle a la búsqueda de la desvalida Roxanne. Claro que, de inocente, tiene poco porque la chica es Danielle Petty –aunque aquí utiliza su alias de Kennedy Johnston–, otra de esas actrices más que dadas a mostrar sus encantos a la cámara y abandonarse sin resistencia a contactos carnales con hombres, mujeres o vampiros. Total, que los dos hombres derrotan a Diana y a su hermano y el Padre Jacinto da gracias a Dios por haberle permitido derrotar al mal. 


Pero entonces la acción se traslada a la ciudad de Los Angeles en nuestros días y todos podremos comprobar como Lord Ruthven regresa a la vida gracias al genuino Conde Drácula que se encuentra aburrido y ordena a su incondicional sirviente Reinfeld que le despierte de su sueño de más de cien años. Y así nos enteraremos de que él estaba enamorado de Roxanne pero esta le compartía con Diana. La primera idea del vampiro es la de continuar su relación. Pero la daga con la que Jacinto acabó con él le cambió por dentro y es incapaz de beber sangre humana. Así que ahora Ruthven se verá en la necesidad de despertar a su hermana para poderse alimentar, lo que Diana aprovechará para buscar por su parte a la descendiente de Roxanne, mientras el Padre Jacinto se les aparece en sueños y el realizador nos obsequia con strippers desnudas y escenas subidas de tono. Countess Dracula’s orgy of blood está sin duda inspirada en el espíritu de los viejos films de terror de la Hammer, aunque tiene una clara vocación –no sé si buscada o porque le salió así a Glut– de cine de serie Z y se trata de un producto infame rodado directamente para el mercado del DVD con pésimos efectos especiales y de sonido, maquillaje de feria e interpretaciones patéticas con abundancia de desnudos gratuitos. En definitiva, lo que cualquiera de nosotros espera al afrontar el disfrute de una película como esta. Así que, ya sabéis, un poco de alcohol –en mi caso ha sido ron añejo colombiano–, algo para picar y a gozar de la presencia del icónico Naschy y las tetas de la Gilbert, la Petty, la rusa Eyana Barsky o cualquiera de las jovencitas que desfilan por la pantalla. Muy recomendada para fanáticos del terror erótico-casposo como yo que sabemos donde está la buena mierda. 


Como bonus, os adjunto una foto promocional de Glori-Ann Gilbert caracterizada en su papel de Diana.