miércoles, 10 de junio de 2015

Marilyn Manson – Portrait of an american family (1994)


Amigos, lectores ocasionales y seguidores leales –que digo yo que alguno habrá, aunque sea a causa de alguna extraña parafilia–, hoy os quiero hablar de algo así como el hermano tonto de la familia Manson. Y es que supongo que a muchos os pasó como a mi, que descubrí a Brian Warner y a sus chicos con la delirante versión del Sweet dreams de Eurythmics que me condujo de pleno al megaexitoso Antichrist Superstar, álbum que puso a Manson y su banda en el panorama internacional e inició lo que en mi humilde opinión es la santísima trinidad del grupo junto a Mechanical animals y Holy wood (The golden age of grotesque ya es otra cosa y no precisamente ejemplar). Sin embargo, antes nació esta criatura que creció eclipsada por sus hermanos menores y que adquirí tras alucinar con el Anticristo. 


El germen del disco está en los Marilyn Manson & the Spooky kids de Fort Lauderdale, con la formación definitiva de Marilyn Manson a las voces, Daisy Berkowitz a las guitarras, Gidget Gein al bajo, Sara Lee Lucas a la batería y Madonna Wayne Gacy a los teclados. Ellos fueron los que grabaron un disco que iba a titularse The family Manson album. Sin embargo, cuando Marilyn Manson consiguió que Trent Reznor se involucrase en el proyecto y les consiguiese un contrato discográfico, este les hizo regrabar el álbum (además de cambiar el título y acortar el nombre de la banda). Así pues, desechando la mayor parte del material conseguido en los Criteria studios, Marilyn Manson se metieron el verano de 1993 en The Record Plant y los Village recorder studios para dar forma este Portrait of an american family para Nothing/Interscope records con el gran Trent Reznor de maestro de ceremonias. 


A las voces y co-producción estaba Manson, a las guitarras Daisy Berkowitz, gran artífice del álbum y principal compositor de la vertiente musical de un álbum que resultó más sucio, hardrocker y –hasta cierto punto– punk que el mucho más pulido y sobreproducido Antichrist. Al bajo encontramos a Gidget Gein en su última colaboración con Manson antes de ser expulsado de la banda por culpa de su adicción a la heroína –por eso en las fotos del libreto aparece Twiggy Ramirez, aunque no tocó en el disco–, a los teclados y efectos de sonido tenemos a Madonna W. Gacy y a la batería a Sara Lee Lucas, aunque hay rumores de que sus pistas fueron substituidas por la programación de Charlie Clouser. Y es que Reznor se involucró tanto en el proyecto que se llevó al estudio a sus compañeros en Nine Inch Nails Robin Finck, Chris Vrenna y el mencionado Clouser para meter teclados, percusión, batería y programaciones varias. Así mismo, se apoyó en los ingenieros Sean Beavan y Alan Moulder –habituales también de los trabajos de NIN– para mezclar los temas. 

El track list era: 

Prelude 
Cake & Sodomy 
Lunchbox 
Organ grinder 
Cyclops 
Dope hat 
Get your gunn 
Wrapped in plastic 
Dogma 
Sweet tooth 
Snake eyes & sissies 
My monkey 
Misery machine 
*Hidden track 

Prelude es uno de esos pasajes protagonizados por efectos de sonido y la histriónica voz de Mr. Warner, que no tiene mayor importancia y sirve de preámbulo a Cake & Sodomy, uno de los grandes temas del cedé, cañero en sonido y en letra. Otro temazo es Lunchbox, con más presencia del bajo que el anterior al estar coescrito por Gein. Un trallazo en toda regla que nos habla de un crío que utiliza su fiambrera del desayuno como particular arma anti-bullying. Organ grinder es un tema extraño, repetitivo y extenuante, lleno de guitarrazos y efectos de sonido. Cyclops es otra canción en la que, además de la carismática voz de Manson y la omnipresente guitarra de Berkowitz, tienen un gran protagonismo las líneas de bajo de Gein. Dope hat es otro de los momentos álgidos del álbum, con ese inolvidable clip a lo Willy Wonka tenebroso, multitud de efectos de sonido –ese theremin le aporta una ambientación impresionante–, la batería marcando el ritmo, el riff repetitivo e hipnótico de Gein y Berkowitz y esa manera de vocalizar de Manson a lo King Diamond –salvando las distancias, claro está–, alternando momentos que parecen casi recitados con versos gritados con rabia. 


Get your gunn es otra de mis favoritas, en la línea de Lunchbox. Es decir, bajo, batería, distorsión guitarrera y el reverendo Manson pontificando con ira, masticando la letra. Wrapped in plastic es una canción que no me transmite nada especial pero precede a Dogma, una cañera composición de Berkowitz que rezuma mala leche punkarra en cada nota. Un largo preludio de sintetizador inicia Sweet tooth –coescribe Gacy, obviamente– y se convierte en otro de los temas súper recomendables del cedé, con esa mezcla de rabia mansoniana y hard rock potente con riff de la vieja escuela –a mi me recuerda a Kiss en algunos momentos–, mérito de Gein. Snake eyes & sissies es más de lo mismo, aunque en este caso los teclados sean unos Hammond que aportan el toque retro. Sin embargo, no estamos ante un tema de Deep Purple o Whitesnake de los 70, esto es un trallazo dirigido a que saltemos como locos por el salón haciendo pogo. My monkey es un chiste, con efectos vocales y sección de metal. Un tema muy extraño, sin duda que –quizás sea por eso– está más que inspirado en una canción del puto Charles Manson. Por último, una Misery machine que no aporta demasiado y que, tras largos minutos de espera, nos regala un supuesto tema oculto –algo que en los 90 hacían muchas bandas, desde Sepultura a Fight, y no siempre con acierto– y que en esta ocasión es en realidad un extracto de Desperate living de John Waters en el que, por si os interesa, se puede escuchar una voz femenina diciendo "Go home to your mother! Tell her this isn't some communist day care center. Tell your mother I hate her. Tell your mother I hate you!


En cuanto a la portada, deciros que en un principio tenía que ser el dibujo de un payaso hecho por el asesino violador y pederasta John Wayne Gacy, pero finalmente fue esa familia de arcilla –cortesía del talento creativo de Manson– fotografiada por Jeffrey Weiss con dirección artística de Gary Talpas la que ilustró la carátula del cedé. Para vuestro deleite os adjunto una selección que incluye Cake & Sodomy en directo de la gira de Antichrist Superstar, con Zim Zum a la guitarra, los clips de Lunchbox y Dope hat, y los temas Dogma y Sweet tooth







¡Feliz fin de semana! 
©King Piltrafilla

Entrada publicada el pasado viernes en zeppelinrockon.com

No hay comentarios: