domingo, 19 de abril de 2015

Virgin witch


Piltrafillas, mi primera recomendación del día va para Virgin witch, una cinta británica de horror erótico de principios de los 70, dirigida por Ray Austin y protagonizada por las hermanas Ann y Vicki Michelle. El argumento nos cuenta como Christine y Betty llegan a Londres para buscar trabajo como modelos. Allí, Christine entra en contacto con Sybil Waite, una poderosa representante y descubridora de talentos del mundo de la moda –impagable la escena en la que a la chica le llega la inspiración desde las páginas de una Nova en cuya contraportada se anuncia Tío Pepe–, que le ofrece posar en desnudos para pagarse las clases de modelo. Christine –a la que Sybil cambia el nombre a Christina, mucho más chic–, se muestra algo reticente al principio, pero la agente la convence aduciendo que se trata de una buena oportunidad para adquirir experiencia y que cualquier cosa se puede vender con un desnudo. Sybil, que es lesbiana y se ha sentido inmediatamente atraida por Christine, engaña a la joven y la tienta con un trabajo para un cliente muy importante ese mismo fin de semana. Así es como las dos hermanas acaban en una mansión en el campo para –en teoría– trabajar con un fotógrafo reconocido. 


Pero la realidad es muy distinta: Sybil pretende iniciarla en la brujería para que participe con ella en los aquelarres que organiza la secta a la que pertenece. Mientras Christine tontea con Peter, el fotógrafo –estupenda la sesión sobre el capó de un Citroën DS Break– provocando los celos y el enfado de Sybil, Betty se siente incómoda y algo agobiada. En esas, Gerald Amberly –el dueño de la mansión– se fija en ella. En fin amiguitos, Virgin witch tiene bastante poco de horror y sirve como vehículo de lucimiento para Ann Michelle y –en menor medida– su hermana Vicki. Atención también a las tetas de Patricia Haines. Sin embargo, lejos de ser un producto zafio o de serie B, guarda la apariencia de una película de calidad en la que música, fotografía e interpretaciones están muy cuidadas y son más que aceptables. Cosa aparte es el guión, que no se salva al contarnos una historia muy poco original de joven cándida que acaba por volverse espabilada, demasiado incluso. Aún así, el resultado general es de lo más recomendable. 


Como bonus, una imagen de Vicki Michelle –Betty en Virgin witch– con Gorden Kaye, en la hilarante serie de televisión Allo Allo! que la BBC produjo entre 1982 y 1992 y le dio a la actriz fama internacional.

No hay comentarios: