domingo, 12 de abril de 2015

Everly


Inicio el apartado cinematográfico del día con Everly, un cómic inverosímil y excesivo protagonizado –de hecho, es la estrella máxima durante todo el metraje– por la mexicana Salma Hayek, una cinta de acción dirigida por Joe Lynch que nos cuenta cómo una prostituta que se encuentra recluida en un apartamento propiedad de Taiko, su violento chulo –que ha puesto precio a su cabeza al saber que esta pretendía denunciarle–, debe defenderse del ataque de la oleada de asesinos que pretenden llevarse la recompensa. Mientras Everly intenta salvar su vida, no sin dificultades, se entera de que su madre y su pequeña hija también están en peligro amenazadas por el criminal Taiko. Su plan es que se reunan con ella en el apartamento, tanto para ponerlas a salvo como para explicarles que no las abandonó años atrás, sino que fue secuestrada y obligada a convertirse en esclava sexual. 


Amiguitos, John McClane era una nenaza al lado de esta Everly, y los asedios que sufría, paseos por el campo comparados con las visitas que la chica tiene en su apartamento. La película –aún no tengo claro si Everly es una enorme basura o un homenaje a lo bestia de las películas violentas de serie B de los 70– es una mezcla de anime violento, el Mariachi, Van Damme, McClane y la teniente Ripley. Asesinos, putas, estrafalarios personajes de lo más sádico y una ensalada de tiros y sangre con algo de humor y un argumento que se explica en treinta segundos es todo cuanto puedo añadir. Rodada en Belgrado –encima ha salido barata–, es pura serie Z palomitera que sirve perfectamente como película de evasión de las de domingo por la tarde, en el sofá y con el cerebro semidesconectado. En resumen, que Everly está sólo indicada para aquellos que no tengan nada mejor que hacer y quieran distraerse con algunos disparos y explosiones, y para fans incondicionales de la Hayek, que aquí nos regala una imagen especular de su trasero. Eso sí, la mujer se toma muy en serio el personaje, interpretándolo con convicción y actuando como si la cinta fuese seria. Eso es de agradecer.

3 comentarios:

Atticus Brewster dijo...

Estimado KingPil:
Encontrabame por esos caminos mentales de vacío, soportando tórrida tarde y fatal desencuentro con la vida, arrastrado en modo simple y en melancólica existencia, pensando en dormir, tal vez soñar, cuando mi mano aferrada al control de mando dejó que mi puto dedo encontrase esta mierda película.
La visioné con la esperanza de que la tuviese su merced en el repertorio de basurilla blog con la que acostumbra a deleitarnos y claro está, ¡Vive Dios! que no me defraudó, por tanto, mi critica, no sería justa, pues más me apetecía darle por rulé que ajusticiar tan pésimo producto cinematográfico de violencia gratuita, por ende, Salma Hayek Jiménez, me mola a rabiar.

King Piltrafilla dijo...

Total, que te gustó.

Atticus Brewster dijo...

Pe... pero, ¿en qué idioma le hablo?
...
Bueno, la Hayek...
SI
Gñe!
>;]