miércoles, 10 de septiembre de 2014

Filter – Title of record (1999)


Amigos, regreso a este espacio del que nadie me ha echado en falta con un nuevo cedé... y lo hago de una manera un tanto atípica. Y es que, lejos de traeros alguno de los álbumes que adoro, os hablaré no de uno que odio -que de esos también tengo- sino de uno de los que me decepcionaron, que también es recomendable recordar de tanto en tanto porque incluso esos tienen cosas buenas. Como ya habéis visto en el título me estoy refiriendo a Title of record, el segundo álbum de los norteamericanos Filter. El grupo tiene su origen en 1995, cuando el cantante y guitarrista Richard Patrick –que había participado en la grabación del seminal Pretty hate machine de los Nine Inch Nails, una colaboración mínima en lo que ha sido la historia de NIN pero que le ha servido para utilizar de coletilla en su tarjeta de presentación eso de “exguitarista de los clavos de nueve pulgadas”- dejó la banda de Trent Reznor y formó su propio grupo junto a un tal Brian Liesegang. La verdad es que por aquella época no estaba yo muy metido en este tipo de música, en realidad nada interesado por ella. Sin embargo, dos años más tarde, tras haber descubierto ya a Manson, Reznor y Jourgensen, cayó en mis manos el soundtrack de la película Spawn. Allí descubrí (Can’t You) trip like I do de Filter y me gustó tanto que cuando en 1999 me enteré del lanzamiento de Title of record, no me lo pensé dos veces. Mal hecho... pero entonces no estaba internet tan avanzado como hoy día y uno no podía escuchar las canciones antes de decidirse a gastar sus dineros en música. 


El cedé es el resultado de la colaboración entre Patrick y el productor Rae DiLeo después de que Liesegang abandonase el proyecto. Grabado en el estudio particular del guitarrista en Chicago, con algunos añadidos en los angelinos Ocean way studios, la gestación del álbum fue de lo más accidentado, pasando de ser un proyecto de dos a una banda de varios músicos en la que finalmente DiLeo no estuvo capitaneando los toques finales de la obra, que acabarían bajo los mandos de Ben Grosse -responsable de la mezcla del debut de Filter- al alimón con Patrick y Geno Lenardo

Con una portada diseñada por Deborah Norcross, en el aspecto musical encontramos –además de a Richard Patrick a las voces, guitarras, bajo y sintetizadores- al mencionado Lenardo a los sintetizadores, coproducción, bajos, guitarras, mandolina y sitar, con los aportes de Steven Gillis a la percusión, Frank Cavanagh al bajo y colaboraciones de Jim McGraff y Christopher Simmons, D’arcy Wretzky –acreditada como Miss Wutt- y Eric Remschneider, estos dos últimos provenientes de The smashing pumpkins


El track list era: 

Sand 
Welcome to the fold 
Captain bligh 
It’s gonna kill me 
The best things 
Take a picture 
Skinny 
I will lead you 
Cancer 
I’m not the only one 
Miss blue 

Y en cuanto al análisis de los temas del cedé, este se inicia con Sand –una breve introducción de sintetizador- que da paso a la enérgica Welcome to the fold. Aún mejor es Captain bligh. Luego encontramos It’s gonna kill, que comienza con bajo y un desarrollo que nos recuerda a unos NIN mezclados con Alice in chains que -aunque interesante- es un tema rarito, incluso en las melodías vocales. Entonces llega el tema que más me gusta del cedé, The best things, con esa mezcla de riffs metálicos y dance electrónico que llamó mi atención sobre el mencionado álbum de la BSO de Spawn. Le sigue el hit de la banda, su mayor éxito masivo hasta el momento, la puñetera Take a picture. No me entendáis mal, la canción no está mal, de hecho es muy bonita... pero que a un grupo de hard rock industrial se le reconozca mayoritariamente por una balada semiacústica, bueno, es la misma mierda que lo que pasó con Extreme y su More than words o tan irritante como aquello que decían las lerdas con analfabetismo musical de mi época sobre lo que les gustaban Scorpions cuando sólo habían oído Still loving you. En fin. 


Es el turno de Skinny, que no me gusta demasiado y que –en mi opinión- adolece de falta de originalidad. A estas alturas del cedé ya vemos que la voz de Patrick no tiene demasiados registros que digamos y la producción comienza a hacerse aburrida. I will lead you es más de lo mismo y Title of record empieza a hacer aguas, carente de emoción. Suerte que entonces comienza Cancer, mi segundo tema favorito del álbum que –pese a no tener gran complicación- posee algo que me hace quererla escuchar más de una vez. I’m not the only one tiene un inicio que bien podría ser de Reznor y es otro de los temas salvables del cedé. Por último, tenemos a Miss blue, una tonada resultona, con coros, percusión, sintetizadores, guitarra acústica y poco más. Básica –simple- y tranquilita, de lo mejor para poner fin a una obra irregular y en general poco variada. En realidad, quitando tres o cuatro temas, no provocó en mi las ganas de hacerme seguidor de Patrick y compañía. Como anécdota, deciros que al igual que en otros casos como los de Marilyn Manson, Rob Halford con sus Fight o los mismísimos Sepultura, el cedé esconde unas pistas ocultas, una chorrada que hacía mucha gracia en los tiempos del auge del cedé sobre el sacrosanto vinilo. Así, después de un rato de silencio –se supone que los que no estaban al caso y quitaban el cedé del reproductor antes de tiempo no se enteraban, como ocurre con esas escenas de después de los créditos finales en algunas películas- encontramos unas frases estúpidas pretendidamente pronunciadas por Patrick –algo sobre que la gente alrededor de él solo quiere convertirle en una estrella del rock, una jodida leyenda-, seguidas de gritos, alaridos y sonidos guturales, alguien diciendo que va a vomitar y luego explicando que ha tirado una botella salpicando el suelo y la ventana. En fin, algo del todo prescindible como –por desgracia- la mitad de este cedé que solo satisfará a medias a los seguidores del metal industrial y el rock electrónico más die hard fans


Pero, por supuesto, la intención de esta entrada no es poner a caer de un burro a Patrick sino despertar vuestra curiosidad y que saquéis vuestras propias conclusiones por lo que aquí tenéis el correspondiente clip de Title of record. Ya me contaréis. 


¡Feliz fin de semana! 
© King Piltrafilla

Entrada publicada el pasado viernes en zeppelinrockon.com 

2 comentarios:

Alex Palahniuk dijo...

El Nu mola; yo, es que debido a mi juventud (24 años), todo eso me pillo joven, y lo viví, por ende. Filter no estaban mal, pero al igual que Static X, Dope, Nonpoiny u Aiden, eran grupos de algún tema suelta y deje usted de contar. En mi opinión.

Un abrazo, King.

King Piltrafilla dijo...

Jajajaja... pues mire usted, jovenzuelo, con mis 47 años le digo que el NU no mola. Dejando de lado el tema de Filter de la BSO de Spawn y un par o tres del álbum de que comento, no es un grupo que me guste.
Y de los que ha nombrado y muchos otros, nunca me han gustado más que algunas canciones puntuales.

Lo siento, pero si a ti te pilló joven, a mi ya me pilló tarde.