miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cradle of filth

V Empire or Dark faerytales in Phallustein (1996)


Iba a comenzar mi colaboración de este viernes hablando directamente del Dusk... and her embrace de Cradle of filth, un cedé que adquirí en Andorra en su edición en forma de ataúd. Quizás hubiese sido una entrada más idónea para el pasado primero de noviembre -cierto-, pero lo pensé tarde, uno se hace lento con la edad. Las cosas son como son. Sin embargo –siguiendo el hilo de lo que os estaba diciendo-, antes de presentaros el primer trabajo de la banda con Music for Nations, se me ocurrió que podía comentaros este V Empire or Dark faerytales in Phallustein, el EP que los Cradle grabaron el mismo año para finiquitar su contrato con Cacophonous Records. Se trata de una grabación de Black Metal poco comercial, estilo con el que no me prodigo demasiado ni en mis colaboraciones vinileras ni en este espacio. Así pues, hoy intentaré dar forma a una entrada completita para que todos aquellos que no conozcáis a los de Suffolk y queráis tomar contacto con ellos tengáis oportunidad de conocer su faceta más cruda. 


Además del fin de la relación de la banda con Cacophonous, V Empire también supuso un cambio en lo que a formación se refiere. Así, mientras a las voces, batería y bajo seguían los miembros fundadores Dani Filth, Nicholas Barker y Robin Graves, a las guitarras estaba Stuart Anstis –a todas las guitarras, aunque en el cedé se nombra a un tal Jared Demeter que es un músico inventado-, a los teclados Damien Gregori –aunque no participó en la grabación, algo que corrió a cargo del ingeniero de sonido Keith Appleton- y a las voces femeninas la impresionante Sarah Jezebel Deva con la colaboración de Danielle Cneajna Cottington


Grabado en los Academy studios, producido por Robert Magoolagan y con carátula de Chris Bell con diseño de Nigel Wingrove, V Empire es uno de esos álbumes que deben disfrutarse en completa relajación. 

Se inicia el EP con Ebony dressed for sunset, tema protagonizado por los gritos de Dani, los teclados de Damien –perdón, Keith- y la batería de Nicholas, unos años antes de que Shagrath –enemigo de Filth y sus chicos en las páginas de los magazines del ramo- lo fichase para sus Dimmu Borgir. En The forest whispers my name –regrabación del tema ya aparecido en el primer álbum del grupo- se nota mucho más la presencia de Stuart a su guitarra, aunque no se abandona la combinación de alaridos, batería rápida y machacona y esos teclados que dotan a la canción de la atmósfera gótica y oscura marca de la casa. En este tema realiza su primera aparición Sarah Jezebel. Queen of winter, throned tiene un inicio más tranquilo que sus predecesoras –con teclados, susurros y aullidos-, que no tarda en alegrarse y convertirse en otro tema típico de la banda, aunque en esta ocasión Dani utilice un poco más el registro de voz grave junto al acostumbrado de chillidos porcinos. Los coros femeninos aportan su granito de arena para dar atractivo al tema más largo del EP. 
Y entonces llega Nocturnal supremacy, con un inicio bestial de teclados, batería y guitarra estropeado –es mi opinión- por el alarido de Dani, que se desarrolla a gran velocidad entre apariciones de pasajes de teclados, mayor presencia del bajo, los acostumbrados cambios de voz del vocalista y la estupenda e inquietante voz de Sarah de apoyo. La instrumental She mourns a lengthening shadow es de esas que hay que escuchar con auriculares, tumbado en la cama y con la luz apagada y que sirve de preambulo a The rape and ruin of angels (Hosannas in extremis), un tema rapidísimo con interludios de teclados, campanas y cambios de ritmo contínuos, con utilización de diversas voces por parte de Dani -que sigue pegando alaridos a diestro y siniestro- dando forma al que quizás sea el más complejo del álbum, que finaliza con los gritos de almas atormentadas y el crepitar de las llamas del infierno. 


Y debo deciros que, pese a ser una grabación de compromiso que –evidentemente- no contiene las mejores ideas que se les había ocurrido a la banda y que reservaban para su debut con Music for Nations, V Empire or Dark faerytales in Phallustein contiene temas que aún hoy siguen en el set list de las actuaciones de los Cradle of filth









Dusk... and her embrace – Cradle of filth (1996) 

 

Y tras el preámbulo –detallado- del último EP con Cacophonous, llega el turno a la versión en ataúd del que para muchos es el mejor álbum de Cradle of filth, a quienes a menudo se les ha tachado de comerciales por el puro hecho –declarado por el mismo Dani Filth- de intentar que su estilo fuese más accesible para un espectro amplio de metalheads. Con un sonido más limpio y maduro y una ejecución instrumental más compleja –todo ello mérito en parte de Kit Woolven, productor que ya había trabajado con gente como Thin Lizzy, Cathedral, Vow Wow o Angel Dust-, Dusk... and her embrace supone la llegada del grupo de Suffolk a la poderosa Music for Nations con una obra variada y bastante redonda en la que –esta vez sí- se ha añadido un segundo guitarrista y las voces de Dani, que no abandona los chillidos, no resultan tan cansinas. Sin duda estamos ante la primera piedra de importancia de la carrera de Cradle of filth, que aún siendo merecidamente longeva, ha sufrido algunos altibajos. 

 

Así pues, el mismo año en el que se edita el EP V Empire or Dark faerytales in Phallustein, aparece Dusk... and her embrace. Grabado en los D.E.P. studios y con diseño original de Nigel Wingrove y Simon Marsden, el track list de esta edición italiana con forma de ataúd –en el que destaco Heaven torn asunder, Malice through the looking glass, Beauty slept in sodom y sobre todo A gothic romance- es el que sigue: 

Heaven torn asunder 
Funeral in carpathia 
A gothic romane (Red roses for the devil’s whore) 
Malice through the looking glass 
Dusk and her embrace 
The graveyard by moonlight 
Beauty slept in sodom 
Haunted shores 

Hell awaits * 
Camilla’s masque * 


El line up de la banda para este álbum lo formaban Dani Filth, Stuart Anstis, Robin Graves, Nicholas Barker y Damien Gregori –aquí sí que ya tocó él sus partes de teclado- con la adición de Gian Pyres a la guitarra y la inestimable colaboración de Sarah Jezebel Deva y Danielle Cneajna Cottington una vez más a las voces femeninas. Como invitado especial aparece Conrad LantCronos, vocalista de Venom- declamando en Haunted shores, sirviendo de colofón al último tema del álbum original, que en esta edición especial se ve seguido de una versión más que digna del Hell awaits de Slayer –aunque no supera al original- y de Camilla’s masque, un tema instrumental triste y melancólico con campanas, efectos de sonido con pisadas, puertas que chirrían, risas malvadas... y unos sobrecogedores llantos. Impresionante final. 




Feliz fin de semana. 
©King Piltrafilla

Publicada el pasado viernes en zeppelinrockon.com

2 comentarios:

Carlos Tizón dijo...

A estos tios les han dado muchisimos palos los más trues, pero yo he disfrutado y lo sigo haciendo muchisimo con ellos, tanto musical como visualmente, porque sus artworks son malignamente bellos. Tuve la ocasión de verles en directo en un festival y el sonido fue su peor enemigo, aún así, dejaron ver su potencial

King Piltrafilla dijo...

Totalmente de acuerdo con lo que dices de sus artworks. Y sí, son -o al menos fueron- altamente disfrutables, pese a las infundadas acusaciones de "vendidos". Claro que también tengo que decirte que en ocasiones, los grititos de Dani me superaban un pelín.