viernes, 11 de enero de 2019

Winger – Winger (Atlantic records – 1988)


Así es amigos, por fin después de todos estos años y sin que a ninguno de los contribuyentes de este blog se le ocurriese hacerlo, os traigo este imprescindible vinilo ochentero titulado sencillamente Winger, al igual que la banda que lo grabó. Y como no es el momento de volveros a hablar de los orígenes de Kip Winger –miembro fundador y principal compositor– ni de las razones por las que en la portada se puede leer la palabra Sahara –de todo ello ya os di cuenta aquí, cuando os presenté el single Can’t get enuff– pasaré directamente a comentaros este álbum, del que ya os dije en su momento que era el que más me gustaba del grupo. 


Lanzado al mercado el año en que Zakk Wylde debutaba junto a Ozzy, Jason Newsted con Metallica, L.A. Guns o Kingdom Come sacaban sus primeros discos, Queensryche ofrecían al mundo su apabullante Operation:Mindcrime o Iron Maiden su Seventh son of a seventh son, Winger grabaron en los Atlantic studios con Beau Hill a la producción este impresionante disco que –pese a su gran éxito– no consiguió dar suficiente empuje a la carrera de la banda, que en veinte años sólo editó tres álbumes más. 


Con el line up clásico formado por Kip Winger al bajo, voz, teclados y arreglos, Reb Beach a las guitarras, Paul Taylor a los teclados y Rod Morgenstein a la batería –todos ellos, al igual que Beau Hill, hicieron coros en el disco que también contó con la colaboración de Dweezil Zappa a las seis cuerdas–, Winger pusieron en las tiendas esta joya con portada de Dan Hubp y el siguiente track list

A 
Madalaine 
Hungry 
Seventeen 
Without the night 
Purple haze 

B 
State of emergency 
Time to surrender 
Poison angel 
Hangin’ on 
Headed for a heartbreak 


Una guitarra acústica da inicio a Madalaine, un potente hard rock con profusión de coros y voces dobladas, simple en su composición pero pegadizo y con un estupendo solo. Le sigue la alucinante Hungry, con ese comienzo de cuerda que precede a una explosión de coros arropados por un riff poderoso que da forma a un temazo en el que los teclados están más presentes que en el anterior. El estribillo es matador y el solo de Beach, nuevamente una pasada. Es una de mis favoritas –si no la que más– del álbum. Algo más hard y menos melódica es Seventeen, otro de los highlights del disco, de la que –como en el caso de las dos que la preceden– se rodó un videoclip. Más coros, la estupenda voz de Winger y un gran trabajo de guitarra a cargo de Reb Beach, un músico que ha participado en numerosos proyectos y grabaciones incluyendo a Dokken, Whitesnake o Twisted Sister. Without the night es una estupenda balada en la que Winger y Beach se vuelven a lucir y en la que Taylor tiene una importante presencia. Pedazo de solo. Pone fin a la primera cara de este alucinante vinilo de hard melódico una –en mi opinión– prescindible versión del Purple haze de Hendrix. Y no es porque el resultado no sea bueno –al menos en la parte musical, que la interpretación vocal me chirría bastante– pero es que no estoy muy a favor de la revisión de temas tan icónicos. 

La cara B se inicia con otro temazo, la estupenda State of emergency, otra de mis preferidas en la que coexiste un trabajo de guitarras excepcional junto a un estribillo que se le mete a uno en el cerebro. Time to surrender es otra de las canciones imprescindibles del álbum con más de lo mismo, un bajo machacón, guitarrazos afilados y el vozarrón de Winger arropado por coros en el estribillo, otro de esos que invitan a cantarlo en voz alta (atención al homenaje a Led Zeppelin antes del solo). Poison angel es la hardroquera del disco, enérgica y menos inmediata que el resto, con un solo cañero. Otro temazo que sobresale entre el resto es Hangin’ on, en la onda predominante del disco. Y el punto final llega con Headed for a heartbreak –el cuarto tema del que se rodó un clip–, una nueva balada en la que Winger y Beach se salen y que pone la guinda a una de las obras imprescindibles para todo el que desee tener un visión completa de lo que en el mundo del hard’n’heavy y sus variantes se hacía a finales de los ochenta. 


Os adjunto los videos promocionales –cuatro nada menos– que se rodaron para los singles del álbum y –para los que tengan más ganas de entrar de lleno en el disco–, la grabación completa. Si encontráis el vinilo por ahí, haceos con él sin dudarlo. 






¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

Entrada publicada simultáneamente en ffvinilo.blogspot.com

No hay comentarios: