lunes, 31 de octubre de 2016

Be a follower


Pim Van Offeren


Este extraño lunes en el que muchos de vosotros habéis faltado al trabajo –no como yo– nos visita el neerlandés Pim Van Offeren, un fotógrafo de Harderwijk que impregna de sensualidad sus reportajes de moda.

domingo, 30 de octubre de 2016

Aykut Aydogdu


La última entrada del fin de semana va para Aykut Aydogdu, un ilustrador digital freelance afincado en Estambul que utiliza elementos del dibujo tradicional, el cómic, la ilustración con tinta china o la pintura al óleo, pero utilizando únicamente Photoshop y una tablet Wacom Cintiq. Los resultados son espectaculares.

Doctor Strange


Pues sí, piltrafillas, como ya sabéis algunos, ayer me fui al cine a ver con mi hija Doctor Strange –nada de Doctor Extraño, iletrados–, la última entrega del universo Marvel mientras esperamos las nuevas apariciones en pantalla grande de Lobezno, los Guardianes de la galaxia o Thor. La verdad es que, pese a ser en mi adolescencia un lector de varias colecciones de la citada editorial –sobre todo Daredevil, Iron Man, La Masa, los Vengadores o Spiderman–, nunca me consideré un conocedor de su vasto universo por lo que debo admitir que Stephen Strange nunca estuvo entre los personajes de los que seguí sus aventuras. Es más, sus orígenes eran del todo desconocidos para mi hasta que he visto esta película. Dirigida por Scott Derrickson, Doctor Strange nos cuenta la historia de un reputado y engreído neurocirujano millonario que a causa de un accidente pierde buena parte de la sensibilidad de sus manos, lo que le inhabilita para proseguir con su carrera. Tras numerosas operaciones y al ver que la medicina tradicional que él mismo representa es del todo inútil para curarle, Strange busca en una comunidad remota de Kathmandú los conocimientos místicos que puedan ayudarle. Pero conforme vaya alcanzando unas extraordinarias habilidades místicas, Strange también será consciente de unos peligros que amenazan a la humanidad de los que era un completo desconocedor. Entonces tendrá que escoger entre utilizar la magia para recuperarse físicamente y regresar a su vida de lujos y reconocimiento o valerse de sus nuevos poderes para defender el planeta. 


Sinceramente amiguitos, ese argumento de caída a los infiernos y redención es bastante simple y tiene más años que el sol, habiéndose utilizado en numerosas novelas y películas a lo largo de la historia. Y si sumamos eso a mi desapego por el personaje y a que las historias de habilidades místicas me resultan de lo más aburrido, podríais pensar que de ninguna manera os recomendaré una cinta que basa en unos extraordinarios efectos especiales la mayor parte del espectáculo que ofrece. Sin embargo, quizás por esto último, los productores tuvieron el acierto de escoger actores de la talla de Benedict Cumberbatch, Tilda Swinton, Rachel McAdams, Mads Mikkelsen o Chiwetel Ejiofor para interpretar los papeles protagonistas. Y ahí –además del apartado técnico– radica el punto fuerte de esta Doctor Strange que resulta muy atractiva. Cumberbatch hace del mago de la capa como si interpretase a Shakespeare, McAdams resulta creíble a más no poder –lo mismo que Ejiofor y el malo malísimo Mikkelsen– y Swinton aporta su elegancia al personaje de El anciano –aquí La anciana– con convicción. Por todo ello, por el humor al que Marvel nos tiene acostumbrados en sus películas, que salpica de tanto en tanto la trama como para indicarnos que pese a la pretendida profundidad de los guiones y el dinero invertido tan sólo se trata de adaptaciones de cómics, y por lo entretenido de las dos horas de cinta que para nada se me hicieron largas aún no siendo –insisto– un amante del género de los poderes místicos, debo recomendaros su difrute. Por cierto, si aún no habéis ido a verla y sois seguidores de las sagas Marvel, sabréis que no debéis iros hasta que finalicen los títulos de crédito. Y no me refiero a los primeros. Os tenéis que quedar hasta el final, cuando irrespetuosamente la sala ha abierto sus luces y los empleados de la limpieza están ya haciendo su trabajo aunque algunos frikis como este que os escribe sigan atentos a la lista de iluminadores, carpinteros... y a la verdadera última escena, marca de la casa. Lo dicho amiguitos, un estupendo divertimento más en el que –cómo no– aparece el orgulloso padre de esta gran máquina de hacer dinero, Stan Lee.

Nihonno Eiga (Actualizado)


Sí, piltrafillas, hace un tiempo ya publiqué una entrada de este tipo. Sin embargo, como durante los últimos años he añadido algunos títulos, he preferido crear una nueva en lugar de actualizar la antigua, que quizás sería lo más fácil y lo que -ya os aviso- haré a partir de ahora con esta. Total, que aquí tenéis la lista de todas las películas niponas que han pasado por este blog, con el correspondiente enlace a la reseña que publiqué en su momento. Espero que os gusten.


Akai bôkô aquí

As the gods will aquí
Azumi aquí
Azumi 2 aquí
Battle girls vs. Yakuza aquí

Beautiful beast aquí
Beautiful killing machine aquí

Beautiful girl hunter aquí
Bloodbath in Pinky High aquí

Bloodbath in Pinky High II aquí
Cementerio yakuza aquí
Chanbara striptease aquí
 


Cloistered nun: Runa's confession aquí
Cold fish aquí
Confessions aquí
Cruel restaurant aquí
Dead or alive aquí
Eat the school girl aquí

Entrails of a beautiful woman aquí
Entrails of a virgin aquí
Erotibot aquí
Erotikkuna kankei aquí
Female ninjas: In bed with the enemy aquí
Female prisoner #701: Scorpion aquí 
Female teacher hunting aquí
Flower of flesh and blood aquí
Full metal yakuza aquí

Ginchô wataridori aquí
Girl boss guerilla aquí
Girls rebel force of competitive swimmers aquí
Gothic and Lolita psycho aquí



Gozu aquí
Grotesque aquí
Guilty of romance aquí

Ichi, the killer aquí
Izo aquí
Kamikaze girls aquí
Kekkô Kamen aquí

Killer pussy aquí
Kuchisake aquí

La tumba de las luciérnagas aquí
Loft aquí
Mahô no kaori aquí

Maid droid aquí
Marebito aquí
Mehyô aquí

Monjas que muerden aquí
Mutant girls squad aquí 
New female prisoner #701 Scorpion aquí
Nuns that bit aquí

Ôggon batto aquí
Ohayô aquí
Onechanbara aquí
Ongaku aquí

Outrage aquí
Party 7 aquí

Pleasure kill aquí
R100 aquí
Red room aquí
Robogeisha aquí
Rusted body aquí
Samurai Princess aquí
School of the holy beast aquí
Sex and fury aquí
Shin Gojira aquí

Siren X aquí
Stacy aquí
Strip mahjong: Battle royale aquí

Sukeban boy aquí 
Sukeban girl boss aquí


Super gun lady aquí
Terminatrix aquí
Tetsuo 1 aquí
Tetsuo II aquí
The glamorous like of Sachiko Hanai aquí
The hazard city aquí
The machine girl aquí
The yakuza wives aquí
Tokyo decadence aquí
Tokyo Gore Police aquí
Tokyo psycho aquí
Tokyo! aquí
Twilight dinner aquí
Una piscina sin agua aquí
Vampire girl vs. Frankenstein girl aquí
Violated angels aquí
Violent virgin aquí
Visitor Q aquí
Wild Zero aquí
Yatterman aquí
Zombie ass: Toilet of the dead aquí 


Erotikkuna Kankei


Mi primera reseña de hoy es para Erotikkuna Kankei, del realizador Kôji Wakamatsu, un tipo del que sólo os puedo decir que se llama como el conductor de Mazinger Z. La cinta, de inicios de los 90, tiene un comienzo algo surrealista –es japonesa, tenemos que estar abiertos a todo–, con una portavoz del gobierno anunciando que la película es un plagio de la obra de un novelista francés, expresando su deseo de que Cannes no la preseleccione para el festival y afirmando que el presidente Miterrand esta llorando de rabia, mientras se dirige a los espectadores diciéndoles que espera que abandonen la proyección antes de exclamar un ¡Viva Francia, gloria a Francia!. En fin, que el argumento que se nos presenta tras ese comienzo grotesco es la historia de Kishin y Rie, el dueño y la joven empleada de la agencia parisina de detectives Kishin Shinoyama –nombre que es un homenaje al reputado fotógrafo nipón conocido por sus retratos en blanco y negro llenos de sensualidad, una mezcla de Helmut Newton, Robert Mapplethorpe y Nobuyoshi Araki– que a causa de la falta de trabajo están al borde de la quiebra y se dedican también a hacer de guías para los autobuses de turistas que visitan la capital gala. Su suerte parece cambiar cuando les contrata un hombre misterioso llamado Okuyama –el estupendo Takeshi Kitano en un pequeño aunque importante papel– para que vigilen a su amante, una francesa llamada Loren, que él cree que le está engañando. Lo cierto es que tiene toda la razón porque resulta que Loren es también la amante de un jefe mafioso, entre otros hombres. 


Sin embargo, Kishin se obsesiona con la mujer, lo que Rie aprovecha para elaborar un plan que les haga ganar más dinero. Pero las cosas no son lo que parecen. En fin amiguitos, un argumento que según las imágenes iniciales se basa en Les suicides du printemps de Raymond Marlot –novela de 1972 de la que poco después Claude Makovski hizo una adaptación en clave de comedia policíaca titulada Il faut vivre dangereusement–que resulta mucho más interesante de lo que a simple vista puede parecer. Bajos fondos, chantajes y una mujer fatal que obsesiona al protagonista hasta convertirle en su marioneta son los rasgos distintivos de Erotikkuna Kankei, un polar clásico que en blanco y negro y con Lino Ventura se hubiese podido convertir en obra de culto pero que aquí se torna un producto extraño en el que todos los protagonistas son japoneses aunque la acción tiene lugar en París, lo que debió resultar muy exótico en las pantallas niponas. Recomendable pese a su rareza o quizás precisamente por ella. 


Como bonus, os acompaño una de las estupendas fotografías del auténtico Kishin Shinoyama, el fotógrafo del que os he hablado al principio y al que en su día ya dediqué una entrada.

Joachim Müller-Ruchholtz


Le toca ahora al alemán Joachim Müller-Ruchholtz, un fotógrafo establecido en Londres, desde donde trabaja para publicaciones como L’Officiel, Vogue, Harper’s Bazaar, Interview o Wallpaper.