viernes, 30 de septiembre de 2016

Laura Sciacovelli Revisited


Despido el mes con la italiana Laura Sciacovelli, quien ya nos visitó en el lejano otoño de 2010 y hoy regresa para mostrarnos otra selección de sus estupendas fotografías.

Dokken – Tooth and nail (Elektra 1984)


Amigos, hoy me parece un inmejorable día para recomendaros el Tooth and nail de Dokken, del que este septiembre se ha cumplido el trigésimo segundo aniversario de su publicación. Tal como ya os conté en este mismo espacio hace ya unos años, a los norteamericanos los descubrí un verano del 86 con el soberbio Under lock and key pero me atraparon de tal manera –es incluso uno de los pocos grupos que he llegado a ver en directo– que no tardé en comprar este Tooth and nail que hoy os presento y que conseguí de importación convencido de que se trataba de su primer trabajo, sin tener ni idea de la existencia del Breaking the chains, el debut de Don Dokken, banda que rápidamente vio cambiado su nombre a Dokken

Y es que, a principios de 1981, Don Dokken y sus compañeros Juan Croucier, George Lynch y Mick Brown firmaron un contrato con los franceses Carrere Records –el sello que llevaba a Saxon– gracias a Gaby Hauke, la manager de Accept, que también consiguió a Michael Wagener como productor, un entonces casi desconocido ingeniero de sonido que era íntimo amigo de Udo Dirkschneider e incluso había formado parte de la seminal primera formación de Accept. La conexión Accept no finaliza ahí ya que, pese a figurar Croucier como bajista en su primer elepé, el que grabó la práctica totalidad de los temas fue Peter Baltes, quien años más tarde volvería a formar equipo con Don en su disco en solitario del que también os hablé aquí. Al año siguiente, de vuelta en los Estados Unidos, Dokken ficharon por Elektra –llevándose a Wagener con ellos– y el resultado de su presentación fue tan malo que Croucier les abandonó para unirse a Ratt. De hecho, la compañía estuvo a punto de echarlos pero lograron convencerles para que les financiasen un nuevo álbum. 


El resultado fue el fichaje de Jeff Pilson como nuevo bajista y la contratación de Tom Werman, un hombre de Elektra que estaba produciendo a Mötley Crüe y que al poco tiempo abandonó a la banda, harto de la mala relación entre Lynch y Dokken y de los excesos de la banda. Por eso, aunque Elektra confió en el mítico Roy Thomas BakerQueen, Journey, Alice Cooper y un largo etcétera– como nuevo productor, lo cierto es que este dedicó más tiempo a estar de fiesta y llenar su nariz de polvos blancos que a trabajar en el disco, labor que recayó en el abnegado y voluntarioso Michael Wagener pese a las comprensibles reticencias de Lynch después de ver cómo había quedado su primer disco. Sin embargo, el resultado esta vez fue de lo más provechoso y llevó a Tooth and nail a cotas de ventas inimaginadas por los ejecutivos de Elektra, sobre todo para una banda que habían estado a punto de despedir y que basaba su energía creativa en un vocalista y un guitarrista que no se soportaban. Es significativo el hecho de que el recién llegado Pilson ejercía de bisagra componiendo con Don por un lado, mientras por otra parte hacía lo propio junto al dúo Lynch-Brown, amigos al provenir ambos de la banda Xciter. Lo sorprendente es que Dokken aún grabarían dos obras maestras más que alcanzarían ventas de platino antes de su primera separación como grupo. 


En definitiva, que Don Dokken a las voces, George Lynch a las guitarras, Jeff Pilson al bajo y Mick Brown a la batería, bajo la dirección más o menos aplicada de Tom Werman, Roy Thomas Baker y Michael Wagener grabaron en los Cherokee studios de Hollywood el estupendo Tooth and nail que hoy os presento –con portada de Studio B diseñada por Bob Defrin– y que tenía el siguiente track list

A 
Without warning 
Tooth and nail 
Just got lucky 
Heartless heart 
Don’t close your eyes 

B 
When heaven comes down 
Into the fire 
Bullets to spare 
Alone again 
Turn on the action 

El álbum se inicia de manera admirable con Without warning, una estupenda instrumental cargada de sentimiento que precede al tema título Tooth and nail, un hard rock rápido en el que Mick Brown golpea sin recato sus parches y Lynch –como no podía ser de otra manera– nos regala un fantástico solo. Just got lucky baja un poco el ritmo, pero sigue siendo un estupendo tema puramente dokkeniano –de hecho, fue el segundo single extraído del álbum– en el que la banda suena cohesionada y nos ofrece su mejor sonido, mérito sin duda de Michael Wagener a las mezclas. Heartless heart sigue la misma tónica, un hard rock festivo, con bonitos estribillos, la característica voz de Don, los estupendos guitarrazos de George y una base rítmica sin fisuras, cortesía de Mick y Jeff. Y con Don’t close your eyes, la banda pone el acelerador sin dejar de sorprendernos con el distintivo trabajo de guitarras de un Lynch que estaba sembrado y que alcanzaría su cenit en el siguiente disco del grupo. 

Cambiamos de cara hambrientos de más y nos encontramos con When heaven comes down, otro típico tema que sigue la tónica general y sirve de preámbulo a una fantástica Into de fire que se lanzó como primer single del elepé. Buenas melodías, buenas interpretaciones –de nuevo un impresionante solo–, coros, apoyo de teclados y estribillo facilón. Bullets to spare es otra canción típicamente Dokken, pero es la que menos me llama la atención de todo el disco. Quizás sea porque se encuentra entre la anterior y Alone again, el baladón del álbum, tercer single editado de este Tooth and nail justo después de finalizar la gira de presentación y –sin embargo– el gran hit del disco, un tema bastante simple pero con un estribillo y solo acojonantes. Y después del bajón, pone fin al disco la rápida Turn on the action, potente como ella sola dejándonos con ganas de más. 


En fin amigos, un aperitivo de enorme calidad que iba a servir de prólogo –para algunos de nosotros fue al revés– de su enorme Under lock and key. Y para que podáis juzgar, os acompaño la grabación completa del disco. Disfrutadla. 


¡Feliz viernes! 
@KingPiltrafilla

Entrada publicada simultáneamente en ffvinilo.blogspot.com

jueves, 29 de septiembre de 2016

Join the Community


Pascale Taurua


La artista a la que hoy os quiero dar a conocer es la francesa Pascale Taurua, una pintora nacida en Nueva Caledonia que con diecisiete años fue elegida Miss y que –tras seis meses como reina de la belleza– decidió renunciar a su corona y abandonar París, regresando a su Nouméa natal. Diplomada años después en el Conservatoire Artistique de Papeete, acabó convirtiéndose en una pintora respetada por su talento y la belleza de sus obras. 


Como bonus, os acompaño una instantánea del certámen de Miss France en el que resultó ganadora.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Amanda Austin


Ahora le toca a otra fotógrafa, esta vez la australiana Amanda Austin. Natural de Melbourne, lleva más de diez años afincada en Sidney trabajando sobre todo para Frankie Magazine. También se la puede encontrar en las páginas de Harper’s Bazaar o Pages.

The Cramps – Stay sick! (1993, Big Beat)


Amigos, si a un amante de la estética pin-up de los 50 como yo, enamorado de las imágenes vintage, la música, el cine exploitation, las portadas de Eerie o Creepy y el erotismo hay una artista que le resulta icónica, esta es sin duda –obviando a Bettie Page– la californiana Kristy Marlana Wallace, más conocida por el nombre artístico de Poison Ivy. Y es que las nuevas generaciones quizás vean a Lady Gaga o a Rihanna como la personificación del erotismo y la provocación –Dios, quita la venda de sus ojos– pero mucho antes estuvo esta mujer, cantando sobre voodoo, ovnis, mutilaciones y sexo, mucho sexo, algo que no sólo podía escucharse en sus letras sino que podía verse en su manera de vestir y de tocar junto a su esposo, el malogrado Lux Interior. Ambos formaron parte de la incipiente escena punk del mítico club neoyorquino CBGB y crearon The Cramps, influyente banda que se convirtiría en el referente del psychobilly –surrealista mezcla de punk, rock clásico y rockabilly– durante más de treinta años y de inspiración de diversos y variopintos artistas, ¿o no pensáis que Alaska y Mario Vaquerizo son unos impersonator ibéricos de Poison y Lux? Otra cosa es que Olvido pueda compararse a Kristy, claro. 


Pero antes, mucho antes de la muerte de Lux y de la desaparición del grupo, decidí comprarme su último cedé para hacerme una idea de cómo sonaban. Recordad amigos que estábamos en la era preinternet, esa que hoy no concibimos pero que ocupa la mayor parte de las vidas de algunos de nosotros. Total, que quiso la casualidad que me encontrase en la estantería de mi tienda de discos –supongo que tratándose de un cedé sería Discos Castelló– este Stay sick!, una reedición de su cuarto álbum de 1990 que contaba con Lux Interior a las voces, Poison Ivy a las guitarras, Candy Del Mar al bajo –esta fue su primera colaboración en estudio– y Nick Knox a la batería, en la que sería su última contribución como miembro del grupo. Grabado en los Music Grinder studios de Hollywood con Poison Ivy a la producción, Stay sick! contaba con portada del propio Lux Interior fotografiando a la modelo Ukhan Kizmiaz, que –lo habéis adivinado– no era otra que Poison Ivy jugando con las palabras (You can kiss my ass). 

El track list, que corresponde a la reedición de Big beat records de 1993, fue: 

Bop pills 
God damn rock & roll 
Bikini girls with machine guns 
All women are bad 
The creature from the black leather lagoon 
Shortnin’ bread 
Daisys up your butterfly 
Everything goes 
Journey to the center of a girl 
Mama oo pow pow 
Saddle up a buzz buzz 
Muleskinner blues 
Her love rubbed off 
Her love rubbed off (LIVE) 
Bikini girls with machine guns (LIVE) 


El cedé se inicia con Bop pills, un rock clásico cincuentero al igual que God damn rock & roll. Y es que, ya os lo digo ahora, The Cramps no se apartan ni un ápice de su estilo, ese rockabilly crudo y puro mezclado con punk, rock clásico y la inconfundible y sincopada manera de cantar de Lux. Bikini girls with machine guns es el gran éxito del álbum, único de la carrera de The Cramps que logró meterse en el Top 40 UK. Su estribillo con esa base rítmica machacona y la icónica foto de Poison Ivy para el single son inolvidables. All women are bad es más de lo mismo, con esa declaración They got groovy wiggly tails, they got horns on their head, all women are bad, all women are bad, yeah que tiene continuidad en The creature from the black leather lagoon, en la que –con ese título no podéis esperar otra cosa– se respira cine de horror de serie B (por cierto, el clip es impagable, con un violento Lux vistiendo un tanga de cuero y Poison al límite de sensualidad). Entonces llega Shortnin’ bread, versión de una vieja canción folk pasada por el tamiz de los Cramps. Y la verdad es que tampoco hay mucho más que decir. Con Daisys up your butterfly continúa el mismo sonido, al igual que con el resto de temas, esa mezcla de garage, Jerry Lee Lewis, clasicismo –a cargo de Poison Ivy– y punk desaforado e histriónico a cargo del malogrado Lux Interior sin desmerecer ese bajo omnipresente de Candy Del Mar, desde la roquera Everything goes hasta la genial e hilarante versión del Muleskiner blues de Jimmie Rodgers, un tema redneck a más no poder que en la voz de Lux cobra un inusitado matiz. Her love rubbed off de Carl Perkins es otra inequívoca muestra del amor que esta pareja sentía por los sonidos clásicos cincuenteros. Y hasta aquí el track list de la versión original de Enigma records. La que poseo, una reedición posterior, incluye sendas grabaciones en directo de este último tema de Perkins y del single Bikini girls with machine guns


Total, que os acompaño la grabación completa y los imperdibles clips de Bikini girls with machine guns y The creature from the black leather lagoon. Dicen sus incondicionales que este no es su mejor álbum, pero como muestra de su sonido no está nada mal. 




¡Feliz fin de semana! 
©King Piltrafilla

Entrada publicada el pasado viernes en zeppelinrockon.com

martes, 27 de septiembre de 2016

Ailera Stone


Hoy os presento a la joven fotógrafa lituana Ailera Stone, una artista que en la actualidad reside en Londres y trabaja para publicaciones como Haunt, C-Heads, Glacier, So Vain o Coco Magazine.