domingo, 30 de noviembre de 2014

Tibor Csernus


Finalizo día, semana y mes con el fantástico –y hasta hoy desconocido para mi- artista húngaro Tibor Csernus, un pintor e ilustrador ya fallecido, educado en la Academia de Bellas Artes de Budapest y en cuyos trabajos es imposible no apreciar la influencia de Velázquez o Caravaggio.

Faust: Love of the damned


Piltrafillas, con la llegada del siglo XXI, el realizador Brian Yuzna decidió asociarse con el productor Julio Fernández y crear Fantastic Factory, una productora de cine fantástico y de terror rodado en inglés para el mercado internacional desde Catalunya. Así fue como la aventura de este filipino que creció entre Nicaragua, Puerto Rico y Panamá hasta que se estableció definitivamente en los Estados Unidos -al que conocemos principalmente por ser el productor de la mítica Re-animator- y un gallego afincado en Barcelona que fundó el imperio Filmax, dio como fruto nueve títulos que casi siempre se rodaron en la ciudad condal y sus alrededores y contaron con gran cantidad de actores españoles. Además, hasta su disolución en 2007, supuso una buena plataforma para directores jóvenes como Jaume Balagueró (Darkness) o Paco Plaza (Romasanta), que más tarde serían los artífices de la saga [REC]. A su vez, Yuzna también dirigió algunos títulos como Rottweiler, Beyond Re-animator y esta que hoy os presento y supuso la primera piedra del proyecto, Faust: Love of the damned
Con guión de David Quinn basado en su propio cómic, el argumento nos cuenta como el pintor John Jaspers (sin duda, un guiño a la figura de Jasper Johns, pintor pop art norteamericano) cae en las garras de M y su sensual compañera Claire cuando está a punto de suicidarse después de ver como su esposa era torturada y asesinada. A cambio de su alma, estos le prometen que le otorgarán el poder para que pueda ejecutar su venganza. John no tardará en descubrir que su pacto le va a obligar a convertirse en un asesino a las órdenes de M, quien planea traer a la Tierra a Homunculus, un monstruo que mora en el mismísimo infierno. Pero John, que se volverá contra los que le han convertido en un ser despiadado y sin alma que se aferra a su humanidad, no estará sólo en su cruzada contra el mal y tendrá la ayuda de la doctora Jade de Camp –que arrastra un terrible trauma infantil- y del teniente de la policía Dan Margolies. 


De fotografía notable a cargo de Jacques Haitkin –el de Pesadilla en Elm Street o Shocker, entre muchas otras- y unos estupendos efectos especiales que se llevaron un premio en el Festival de Sitges, Faust: Love of the damned cuenta con el mítico Jeffrey Combs –el Herbert West de Re-animator- en el papel de teniente Margolies, con el carismático Andrew Divoff como M, con la catalana Mónica Van Campen como Claire –si amigos, la modelo de Jacq’s, los que tengáis una edad recordaréis de qué os hablo- y con una jovencísima Michelle Jenner en un cortísimo y casi inapreciable papel, cuando era casi una cría mucho antes de hacerse famosa con las televisivas Los hombres de Paco o Isabel
Por cierto, a aquellos que os guste el cine fantástico y los cómics no se os escapará la gran similitud entre Faust y Spawn, el debut cinematográfico de Mark Dippé de 1997 protagonizado por el personaje ideado por Todd McFarlane. Pues bien, no os engañéis. La cinta de Yuzna es posterior, sí... pero está basada en los cómics creados por David Quinn –aquí guionista- y Tim Vigil a finales de los 80, de los que –sin duda- McFarlane fue un gran seguidor. 

Y como bonus para metalheads, en la película podemos encontrar una banda sonora en la que aparecen Sepultura, Fear factory o Machine head entre otros grupos. Vamos, que no puedo hacer otra cosa que recomendárosla.


Joe


La primera reseña de este domingo se la voy a dedicar a una cinta protagonizada por Nicolas Cage y basada en una novela de Larry Brown que lleva por título un sucinto Joe. Dirigida por David Gordon Green, el argumento nos habla de -cómo no- Joe, un ex-presidiario que pasó por la cárcel por disparar a un agente de policía, trabajador, buena persona y que cada dia se esmera por hacer lo que hay que hacer, tratar a los demás como merecen e intentar mantener a raya su ira innata. Joe se dedica a subcontratar cuadrillas de hombres que envenenan árboles para una empresa maderera, llueva o haga sol. Gary –papel interpretado por Tye Sheridan-, un adolescente con un padre alcohólico que le maltrata, contacta con Joe para pedirle un trabajo con el que ganar dinero y poder mantener a su madre y su hermana menor. Rápidamente se establece una química especial entre el hombre y el muchacho, el uno íntegro y que cada día lucha consigo mismo y el otro apenas un crío pero muy maduro y responsable, con un par de cojones y sin miedo al trabajo ni a encarar los problemas. 


Piltrafillas, Joe es un crudo retrato de la clase baja sureña, una sociedad de casas en penumbra, burdeles mugrientos, serpientes, alcohol, tabaco, podredumbre y violencia, mucha violencia, con degenerados capaces de violar niñas y hogares faltos de amor en los que languidecer ante el televisor apurando vasos de bourbon con cola o malvivir en compañía de un viejo borracho capaz de asesinar por un trago de vino barato. Este, amiguitos, es el escenario en el que transcurre –quizás demasiado lentamente en algunos momentos aunque sin detenerse en su avance- la trama arrastrada, sudorosa y cansina de Joe, directa a un desenlace que todos adivinamos que no podrá ser de cuento de hadas. Una buena película del todo recomendable. 

Por cierto, para aquellos metalheads que vayan a verla: atentos a una de las camisetas que viste Joe.

JM Ferrater


Y si mi anterior entrada hablaba de glamour, José Manuel Ferrater y sus trabajos son la puesta en imágenes del mismo concepto. Este reputado fotógrafo barcelonés con una dilatada carrera en el mundo de la moda, la belleza y la publicidad a sus espaldas, abrió estudio en la ciudad condal hace unos años creando FERRATER STUDIO, que ya es todo un referente en la fotografía de moda.

Papo Waisman


La elegancia y el glamour llegan hoy a este espacio de la mano de Papo Waisman, fotógrafo freelance afincado en Barcelona que trabaja habituamente para Harper’s Bazaar, Stradivarius, Tiger magazine o Marie Claire y de quien no os puedo contar mucho más.