domingo, 21 de septiembre de 2014

Zach McCaffree


Despido el fin de semana con Zach McCaffree, un fotógrafo de Los Angeles de quien no tengo demasiada información que digamos, pero que me ha parecido lo suficientemente interesante como para aportar con él un poco de alegría a las siempre deprimentes últimas horas del domingo.

Edge of tomorrow


Completo mi aporte cinematográfico dominical con Edge of tomorrow, una película de ciencia ficción basada en un manga japonés, que nos llega de la mano de Doug Liman – realizador de El caso Bourne, Jumper o Caza a la espía entre otras- con pareja protagonista formada por Tom Cruise y una Emily Blunt que, después de su participación en Looper, parece que se haya especializado en historias con bucles espacio temporales. Lo que el argumento nos cuenta es como después de que una fuerza alienígena invada nuestro planeta, la comandancia militar en Londres encarga al Mayor Cage, un oficial norteamericano que nunca ha entrado en combate, que participe en una misión similar a la que tuvo lugar en Normandía en plena II Guerra Mundial, pero a lo bestia. Por supuesto, Cage perece a los pocos minutos de iniciar el combate... pero descubre que ha entrado en un bucle temporal que le permitirá –con la ayuda de Rita Vrataski, una heroína a la que también le había ocurrido lo mismo tiempo atrás- morir una y otra vez, adquiriendo así experiencia y conocimientos que le lleven ante la fuente del poder extraterrestre con el fin de acabar con ella. 


Piltrafillas, la verdad es que poco hay que comentar de Edge of tomorrow, una mezcla de War of the worlds –también con Cruise-, Judgment Day y Atrapado en el tiempo. Hay mucha acción, humor y química entre la pareja protagonista, las interpretaciones son más que aceptables y aunque aquí también encontramos a un Tom Cruise en el papel de héroe salvador de la humanidad, como mínimo suda, siente dolor, se cansa y es vulnerable -se muere incluso-, además de necesitar la ayuda de la valiente Rita para llevar a cabo su misión. En fin amiguitos, un divertimento palomitero muy bien hecho y súper entretenido que os recomiendo sin duda. Y no sé, a lo mejor es que ya me trago cualquier cosa... o es que realmente estamos ante una buena película.

Hard ticket to Hawaii


Y ahora amiguitos, ha llegado el momento de que Andy Sidaris regrese a este blog con otra de sus, estoooo... interesantes películas de la serie Triple B. En concreto dedico esta reseña de hoy a Hard ticket to Hawaii. Cinta de 1987 ubicada cronológicamente entre Malibú express –la primera de la serie- y Picasso trigger, supuso la base de todas cuantas vendrían detrás con esa particular mezcla de acción y erotismo con la que Sidaris dotó a sus películas, llenas de modelos de Playboy y Penthouse que mostraban sus atributos sin pudor, pero siendo protagonistas de la trama interpretando a mujeres fuertes y valientes en lugar de personajes de reparto con fines meramente decorativos. Y al igual que Russ Meyer con su esposa Eve y Jesús Franco con su compañera Lina, Andy alcanzó la fama junto a su mujer Arlene, productora de todas sus películas. Por eso en este blog los tres realizadores mencionados gozan de un espacio propio. En esta Hard ticket to Hawaii, repite Dona Speir como la agente especial Donna Hamilton, miembro de una agencia gubernamental secreta que bajo la tapadera de la empresa de transporte aéreo Molokai Cargo, se dedica junto a sus compañera a combatir el crimen internacional. 


En esta entrega, Donna y la no menos bella Taryn, desbaratan una entrega de diamantes para el narcotraficante Seth Romero –Rodrigo Obregón, el villano de casi todos los títulos de la serie Girls with guns- que pertenecían al malvado Mr. Chang. La trama de Hard ticket to Hawaii se basará a partir de ese momento en los intentos de Romero por recuperar sus diamantes y los problemas que tendrán Donna y su compañera para defender sus vidas, con la ayuda de su novio y su equipo. A ello se sumará la incómoda aparición de una serpiente infectada por peligrosas toxinas de ratas cancerígenas que puede provocar la muerte a aquellos que entren en contacto con ella. En fin piltrafillas, disparos, puñetazos, explosiones, fantásticos exteriores... y cuerpos de infarto, el típico cocktail con el que Andy Sidaris –quien, por cierto, aparece en un par de escenas- nos deleitó entre los años 80 y 90. Además de los mencionados Speir y Obregón, el guaperas Ron Moss o Harold Diamond –un musculitos experto en artes marciales que un año más tarde aparecería en Rambo III-, la película cuenta con las habituales Hope-Marie Carlton, Cynthia Brimhall o Patty Dufek, de quienes podéis encontrar unas bonitas fotografías aquí. Recomendada, por supuesto.

Carrie Levy


Extrañas o al menos fuera de lo corriente son las fotografías de Carrie Levy, una artista formada entre Nueva York y Londres. En los últimos años ha expuesto su obra desde América a Oceanía, pasando por Europa y Asia. Disfrutadla.

Nikki Krecicki


Inauguro mis entradas dominicales con la fotógrafa Nikki Krecicki, una joven profesional que pese a llevar años en el mundo de la moda y haber colaborado con publicaciones como Nue, Yume, Papercut o Zeum Magazine, en la actualidad cursa una licenciatura de fotografía en Savannah College of Art & Design.