jueves, 30 de julio de 2015

miércoles, 29 de julio de 2015

Jeffrey Silverthorne


Este es Jeffrey Silverthorne, un fotógrafo de Honolulu que reside en Rhode Island y analiza cuestiones poco mainstream a la hora de enseñar retratos a los amigos como son sexo, muerte o transgresión. Transexuales, difuntos o prostitutas son sus principales modelos. A lo largo de su carrera ha publicado varios libros, recibido diversos premios y participado en exposiciones desde Dallas a Copenhague, pasando por Nantes o Londres. Disfrutad.

lunes, 27 de julio de 2015

Mercedes Esquivel


Le llega el turno a Mercedes Esquivel, una jovencísima fotógrafa residente en Victorville –localidad californiana ubicada al sur del desierto de Mojave– que tuvo su primera cámara a los quince años y aprendió los entresijos de la fotografía de manera autodidacta retratando skaters o vecinos de su calle. Y mirad dónde ha llegado, a que un tipo de Barcelona al otro lado del océano hable de ella en su humilde blog.

domingo, 26 de julio de 2015

One on one


Amiguitos, el período vacacional es poco propenso tanto a mi dedicación a escribir entradas en este blog como a la vuestra por leerlas. Es por ello que, durante un tiempo, he decidido echar el freno. Así, hoy me limitaré a reseñaros el thriller One on one, lo último escrito, dirigido, producido y fotografiado por el surcoreano Kim Ki-Duk. La historia –dos horas de metraje, larga para no tener acción y apenas un puñado de intérpretes– nos cuenta como el asesinato de una colegial es el detonante para que unos aparentes terroristas de extrema derecha emprendan tiempo después la implacable caza de los responsables del crimen. Cuando Oh-hyun es liberado tras ser torturado y decide alertar a sus compañeros y superiores, descubrirá que no es el único al que le ha ocurrido eso y que alguno de los involurados incluso se ha quitado la vida al no poder soportar el peso de la culpa. Entonces toma la determinación de castigar a los responsables de su secuestro. Mientras, no todos los miembros de la organización terrorista se sienten cómodos llevando a cabo el plan diseñado por su líder, un hombre amargado y violento. 


Piltrafillas, One on one es una cinta oscura, cargada de violencia extrema que –en mi opinión, porque con Ki-Duk nunca se está seguro de lo que quería comunicar– denuncia la importancia del éxito a cualquier precio, de los resultados por encima de los métodos y el seguir ordenes cualesquiera que estas sean, características todas de una sociedad aborregada y sometida a unos dirigentes amorales. En ese sentido, el argumento es muy interesante y está desarrollado originalmente –mostrándonos la vida que llevan los diversos miembros de la célula terrorista en paralelo a la historia troncal– basado en unas interpretaciones más que aceptables. Sin embargo, el epílogo me ha dejado un poco descolocado. Y es que, como siempre me pasa con este realizador, no sé si el final de sus películas es tan inteligente que no soy capaz de descifrarlo con claridad... o es que el tipo no sabe cómo poner en orden sus historias y cerrarlas de una manera inteligible. Aún así, os la recomiendo. Por lo menos os hará pensar.

Otros títulos del director reseñados en este blog:

La isla (aquí)
Bad guy (aquí)
Samaritan girl (aquí)

sábado, 25 de julio de 2015

Heck Photo


Amiguitos, mi entrada de este sábado se la dedico a un fotógrafo de Brooklyn que publica sus trabajos con el pseudónimo Heck Photo y de quién no puedo daros dato alguno excepto que bordea la cuarentena y su símbolo del zodíaco es Cáncer. Que esa nimiedad no os distraiga de lo que realmente importa a la hora de disfrutar de sus instantáneas.

viernes, 24 de julio de 2015

Rainbow – Bent out of shape (1983)


Amigos, estamos a finales de julio y la mayoría de vosotros estáis de vacaciones. Eso sólo puede significar una cosa y es que ha llegado el momento de abrir un paréntesis. Así pues, hoy me despido hasta septiembre –aunque seguiré entrando a leeros– y lo hago con este álbum de Rainbow, ni más ni menos que el primero que compré de la banda de Blackmore. Y llegué a ellos porque un compañero me había dejado un bootleg del grupo titulado Lost in Hollywood del que recuerdo aún su portada –un Cadillac y una rubia en bolas, para qué os voy a contar más– y lo mucho que me gustó. Así que corrí a comprarme algo de ese grupo escogiendo su último álbum, este Bent out of shape al que tengo especial cariño, además de por la calidad de sus temas, por que como os he dicho es el primero que tuve de los Rainbow


Evidentemente, luego caerían todos los demás porque –como sabéis–, Bent out of shape es la séptima obra de estudio de la banda que montó Ritchie Blackmore en su primera espantada de Deep Purple. Grabado para Polydor records en los Sweet silence studios de Copenhague, era el tercero con Joe Lynn Turner como vocalista y el cuarto con Roger Glover a los controles, el bajista del grupo y también antiguo miembro de Deep Purple junto a Blackmore, quien a esas alturas ya gozaba de buena reputación con su carrera paralela como productor para –entre otros– Nazareth, Judas Priest, David Coverdale en solitario, Michael Schenker Group, la Ian Gillan Band o los mismos Rainbow

El line up de la banda por entonces –Ritchie no se caracterizaba precisamente por mantener el mismo equipo de músicos entre cada álbum y cuando no cambiaba el cantante hacía lo propio con un teclista o un batería– estaba compuesto por Mr. Blackmore a las guitarras, Roger Glover al bajo, Joe Lynn Turner a las voces, Chuck Burgi a la batería y David Rosenthal a los teclados. Como anécdota, deciros que ejerció labores de ingeniero de sonido un joven Flemming Rasmussen que el año siguiente se convertiría en productor de Metallica, en la primera de sus tres colaboraciones con la banda. 


Con portada de Derek Burnett bajo la dirección artística de STd, el track list de este impresionante disco era: 

A 
Stranded 
Can’t let you go 
Fool for the night 
Fire dance 
Anybody there 

B 
Desperate heart 
Street of dreams 
Drinking with the devil 
Snowman 
Make your move 

Stranded es un temazo en el que la voz de Turner y la guitarra de Blackmore –machacón riff e impresionante solo marca de la casa– demuestran una vez más el porqué ese tándem fue tan exitoso. Y si la primera canción dejaba un buen sabor de boca, Can’t let you go y su inicio de teclados es una de las imprescindibles de la historia del grupo. Aquí, además del dúo dinámico, Glover y –sobre todo- Rosenthal también tienen protagonismo. Y después de este temazo en el que Turner y the man in black se lucen de nuevo, Fool for the night nos ofrece más de lo mismo... y es que es una tontería analizar uno a uno los cortes de este enorme álbum del todo imprescindible, que además de poseer tonadas impresionantes sin desperdicio ninguno –dos de ellas instrumentales– tiene como exponente ese pelotazo radiofónico que fue Street of dreams que se coló en el Billboard Hot 100 y llegó al número dos en su lista Mainstream Rock


Más orientado a la melodía radiable que al hard rock clásico que sus predecesores, hay que decir que aunque gozó de un enorme éxito –sobre todo gracias a sus dos pedazo de singles–, las maniobras de los managers de Deep Purple para reformar el Mk.II de la banda obtuvieron su fruto y se puede decir que con Bent out of shape el grupo murió en su mejor momento comercial. 

Como bonus os acompaño la grabación de Stranded, el clip de Can’t let you go, la emocionante intrumental Anybody there –aún hoy me pone la piel de gallina–, el clip de Street of dreams y la rápida Make your move






A mediados de los 90, un desigual Stranger in us all se editó bajo el forzadísimo epígrafe de Ritchie Blackmore’s Rainbow... pero a Ritchie ya le había embrujado esa especie de Yoko Ono del hard rock llamada Candice Night y el genio de la guitarra se vistió de bardo y se retiró a tocar acústicas, mandolinas y zanfonas.

Y ahí sigue, para verguenza ajena de muchos. En fin.

¡Felices vacaciones! 
@KingPiltrafilla

Entrada publicada simultáneamente en ffvinilo.blogspot.com

jueves, 23 de julio de 2015

Crystal Barbré


Y esta es la pintora de Seattle Crystal Barbré, la hija de un diácono del este de Washington que se formó en pintura clásica en la Gage Academy of Art y que en los últimos años ha adquirido renombre debido a los óleos en los que representa cuerpos humanos entregados a la actividad sexual, aunque con facciones animales. A mi, algunos de sus trabajos me han recordado al baile de máscaras de la cinta Judex de Franju –ver reseña aquí– en versión hardcore.